Tico que llegó al Everest 2 días después de avalancha: "Había un estado de luto general"

El escalador costarricense de 32 años, Daniel Román, llegó al campamento base del Everest, dos días después de la avalancha que sepultó a 16 guías (conocidos como sherpas), de los que se recuperaron 13 cadáveres, según informa la BBC de Londres. ¿Qué encontró? "Un estado general de luto".

escalador costarricense, daniel román

Román formó parte del grupo de ocho escaladores costarricenses - 3 mujeres y 5 hombres entre los 30 y 60 años - que iban de camino al campamento base del Everest cuando la más fuerte avalancha registrada en la montaña más alta del mundo arrasó el lugar.

La mayoría de los fallecidos son propios de la región del Everest, donde se encuentra la montaña del mismo nombre, una de las más ansiadas por los alpinistas de nivel con sus 8.848 metros de altura.

Los ticos se enteraron de la avalancha por el guía, que portaba un teléfono para hablar con sus colegas, pero aún así decidieron seguir subiendo.

La base ubicada a 5.364 metros sobre el nivel del mar se encuentra a pocos kilómetros de donde se produjo el alud que sorprendió a los montañistas, quienes trabajaban con cinco grandes expediciones, cuando se disponían a desplazarse hasta el campamento 1, para instalar tiendas de campaña y comida.

Desde donde estaba, Daniel Román podía ver de frente la zona afectada: "Un glaciar gigantesco, una especie de edificio de hielo, una cascada que se vino con rocas, glaciares y demás".

Otro de los escaladores nacionales fue Claudio Murillo. Su esposa, Eva Somogyi Pérez, recibió la noticia del alud en el Everest, durante la madrugada del mismo día en que ocurrió (viernes 18 de abril), vía mensaje de texto.

Somogyi no dejaba de preguntarse cómo estaría su esposo, pero pese a su preocupación no pudo comunicarse con él hasta muchas horas después, cuando Murillo tuvo acceso a Internet para escribirle por What'sApp.


esposa de escalador, Eva somogyi pérez

Murillo no habló con el equipo de AmeliaRueda.com porque es tímido y no le gusta la prensa, pero su esposa narró cómo el escalador de 59 años se preparó durante un año para vivir la experiencia que tanto anhelaba en el continente asiático, en la región que marca la frontera entre Nepal y China.

Eso sí, Somogyi admitió que la pasión de su esposo por escalar le produce tanto estrés que es una especie de tabú en la relación. Con una risa nerviosa, ella reconoce que no sabe mucho de las personas que acompañaron a su marido durante la expedición.


La maestra del Liceo Franco Costarricense puntualizó que los escaladores nacionales salieron del país desde el 8 de abril y regresaron el día 30. El mismo grupo escaló en febrero del año anterior, la montaña del Kilimanjaro, situada en el nordeste de Tanzania y formada por tres volcanes inactivos.

esposa de escalador, eva somogyi perez

Inicialmente, en la expedición participaban 10 escaladores costarricenses, pero dos se devolvieron: uno fue evacuado en helicóptero por problemas respiratorios e infección en la garganta y otro decidió descender por "mal de altura", que es la falta de adaptación del organismo a la hipoxia (falta de oxígeno) por causa de la altitud. De regreso, se volvió a reunir con el grupo, totalmente recuperado.

Desde que se hiciera por primera vez en 1953, más de 4.000 personas han llegado hasta lo más alto del Everest y más de 400 murieron en el intento, según informó el diario Vanguardia de México.