No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Tico que traficaba armas para grupo mara en EE.UU. preocupa a Seguridad tras ser deportado al país

​25 mareros han sido detenidos en Costa Rica en lo que va del 2018, 12 menos que los registrados en todo el 2017

Un costarricense que traficaba armas para una organización mara en Estados Unidos preocupa al Ministerio de Seguridad Pública (MSP) luego de que fuera deportado a Costa Rica, de donde no puede ser expulsado al tratarse de un ciudadano nacional.

Ese sujeto permanece detenido y bajo monitoreo constante de las autoridades policiales, según reveló la mañana de este lunes en el programa Nuestra Voz el ministro del ramo, Michael Soto Rojas, debido al recelo latente de que intente formar una "clica" -grupo pequeño a lo interno de una mara- en Costa Rica.

La persona fue deportada de territorio norteamericano a nacional hace tres años, luego de que el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos lo detectó cerca de diez años atrás traficando armas desde Los Ángeles hacia Nueva York.

"Cuando él viene aquí al país tiene todos los indicadores de maras, como tatuajes muy particulares, muy específicos. Viene al país y desde ese momento le hemos estado haciendo un monitoreo constante porque nos preocupa que nos haga una clica o una célula en el país", indicó el jerarca.

El marero de nacionalidad costarricense proviene de la zona sur del país y viajó a América del Norte en busca del "sueño americano". Trabajó un tiempo lavando platos y como salonero en un restaurante, hasta que fue despedido y entonces entró en "una condición económica muy mala" que lo motivó a integrarse a las maras, con las que guardaba cierta cercanía por su drogadicción.

Soto explicó que la persona tuvo facilidad para incorporarse al grupo delictivo de centroamericanos porque fue capaz de adaptarse a la estructura, la cual es definida por expertos -entre ellos el ministro- como "muy ordenada" y de gran lealtad a su líder.

Caso icónico de idiosincracia

La presencia mara es cada vez más presente en Costa Rica, donde los registros pasaron de 3 detenciones en 2006 a 37 en 2017 o las 25 que se han registrado en lo que va del 2018.

No obstante, pocos de ellos han estado cerca de instalar una célula de representantes de las maras Salvatrucha (MS-13) o Barrio 18 (MB-18) en el país, como sí ha sucedido en Honduras, Guatemala y El Salvador.

Uno de los pocos casos es el de una persona con "algún nivel de liderazgo" en la MS-13 salvadoreña que se instaló en la zona fronteriza sur, para trasiego hormiga de droga proveniente de Panamá hacia el centro de San José.

"Este sujeto utilizaba costarricenses jóvenes para llevar la droga y en una de esas ocasiones uno de sus peones le roba la droga, por lo que él decide venir a la capital, secuestrarlo frente a su familia, llevarse a esta persona secuestrada y ahí le ponen una denuncia por secuestro (sic). Logramos detenerlo y ese sujeto ahorita está detenido en un centro penitenciario desde hace unos cuatro años años. Lo condenaron por secuestro y lo condenaron a 25 años", explicó el ministro de Seguridad, Michael Soto Rojas.

Al llegar a prisión, un grupo de privados de libertad le propuso formar una mara en Costa Rica, a lo que él accedió. Sin embargo, al momento en el que este le puso las reglas para la conformación de la organización criminal, los recluso dieron marcha atrás al saber que debían seguir sus órdenes.

"Dándole seguimiento al asunto, él nos comentaba que quería hacer una clica, pero bueno, no le dio tiempo. Él hace un comentario que yo siempre lo utilizo de referencia porque es bastante icónico, dice que él cuando llega al centro penitenciario y todos los demás privados de libertad costarricenses se dan cuenta que él es marero, todos quieren hacerse mara, que por qué no hacían una mara en Costa Rica. Entonces él les dijo, las reglas de las maras son estas y yo voy a ser el jefe de ustedes, ustedes van a hacer lo que yo diga y tienen que seguir los procesos de reclutamiento, los costarricenses no lograron seguir las reglas. Yo creo que es idiosincrático", manifestó el exjefe de Planes y Operaciones del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Las maras Salvatrucha y Barrio 18 sostienen enfrentamientos desde la década de los ochentas en Estados Unidos -lugar de origen ante la discriminación de centroamericanos sufrida a manos de mafias de italianos, rusos, negros y mexicanos- derramando sangre y extendiendo pánico a lo largo de la región en la lucha de territorio para el narco menudeo.

Fotografía tomada de El Semanario.