Ticos consideran que criminalidad es el principal problema del país, a pesar de baja tasa de homicidios

inseguridad​17,5% de la población afirma haber sido víctima de un delito

Desde hace cuatro años, los costarricenses consideran que la criminalidad es el principal problema que afecta al país, a pesar de que Costa Rica tiene la tasa de homicidios más baja de la región centroamericana, de acuerdo con estadísticas divulgadas por el Estado de la Región, de 2006 a 2012.

Investigador del estado de la región, Diego Fernández

Según los datos, en la lista de preocupaciones de los ticos, la criminalidad superó a problemas como la economía, pobreza o corrupción.

En el resto de Centroamérica, la criminalidad también encabeza la lista de problemas, a excepción de Nicaragua, país en el que señalan como la principal preocupación la situación económica y Honduras, donde ubican a la corrupción en primer lugar.

En Costa Rica, el 17,5 por ciento de la población afirma haber sido víctima de algún acto delictivo en el último año, como robos o hurtos a personas y bienes, mientras que en Panamá, por ejemplo, la cifra es de 6,7 por ciento.

No obstante, de acuerdo con el investigador del Estado de la Región, Diego Fernández, en otros países este indicador es bajo, debido a que hay un subreporte por desconfianza al sistema judicial. "No necesariamente la victimización es mayor que la de otros países, sino que la reportamos más", aseguró.

Reducción en homicidios

A pesar de la alta percepción sobre criminalidad, los datos muestran que para 2013 el país alcanzó una tasa de homicidios de 8,7 por cada 100.000 habitantes, la más baja de la región, que tiene un promedio de 35,1.

Costa Rica se ve bien en comparación con el promedio de América Latina y el Caribe, que es de 24,5, mientras que su tasa es alta en relación con la de 4,1 de los países desarrollados de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

INVESTIGADOR del ESTADO DE LA REGIÓN, DIEGO FERNÁNDEZ

Según Fernández, uno de los principales logros de Costa Rica en materia de criminalidad fue la reducción de dicha tasa desde niveles superiores a diez, que son considerados por la Organización Mundial de Salud como una epidemia.

“No es que somos un país altamente seguro, pero sí lo somos dentro del contexto de la región que es una de las más violentas del mundo”, apuntó.