Ticos gastan más en hoteles que hace 10 años

Turismo​Más publicidad y descuentos ayudaron, según Cámara de Hoteles

En 2004 un hogar costarricense gastaba en promedio al mes ¢1.379 en servicios de alojamiento y hoteles, mientras que para el 2013 dicha erogación creció un 108 por ciento en términos reales (¢2.868) Esto indica que los ticos invierten más en este tipo de servicios ya sea para ocio o para vacacionar.

En el mismo sentido los gastos en recreación y cultura, que incluyen el dinero que se destina a pagar paquetes turísticos, entre otros rubros, aumentó un 15 por ciento.

Los datos provienen de las Encuestas de Ingresos y Gastos de los Hogares del 2004 y 2013 del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC).

De esta manera para el 2013 del gasto total promedio de los hogares al mes, el 1 por ciento se destinaba a pagar paquetes turísticos y alojamiento en hoteles.

PRESIDENTE CÁMARA COSTARRICENSE DE HOTELES, GUSTAVO ARAYA

El presidente de la Cámara Costarricense de Hoteles (CCH), Gustavo Araya, explicó que en los últimos años han visto un aumento del turista nacional que acude a este tipo de servicios, lo cual fue impulsado por un cambio en la estrategia de mercadeo a partir del 2007. “Antes de la crisis del 2007 solo existía un mercadeo de los hoteles dirigido al mercado nacional en las fechas pico como fin de año o Semana Santa”, aseguró.

A esto se suma una proliferación de sitios de ofertas turísticas y buscadores internacionales para reservar hoteles, que buscan atraer clientes locales a través de descuentos.

“En Costa Rica menos del 20 por ciento hace sus reservas por internet y eso hace que esas empresas quieran dirigir sus baterías hacia este mercado”, dijo.

No obstante el gasto en estos servicios no es homogéneo en todos los sectores de la población. Al segmentar por grupo de ingreso, en todos los niveles este gasto aumentó, aunque lo hizo con mayor intensidad en los ticos de ingreso medio alto.

Por ejemplo, en el 20 por ciento más rico de la población (quinto quintil), la erogación en hoteles y alojamientos creció un 68 por ciento, mientras que en los de ingreso medio alto el alza fue de un 586 por ciento.

De acuerdo con Araya esto es reflejo de que la oferta turística es variada y hay para todos los gustos. “Hay diversificación de clientes, de mercados y de nichos”, aseguró. Sin embargo, explicó que hay un sector que es muy sofisticado y prefiere hoteles más caros, lo cual puede elevar los precios.

PRESIDENTE CÁMARA COSTARRICENSE DE HOTELES, GUSTAVO ARAYA