Torre Eiffel se moderniza con plataforma de vidrio que deja París a sus pies

Innovador​El más amplio de los pisos de la torre es, paradójicamente, el menos frecuentado

La Torre Eiffel de París, el monumento de pago más visitado del mundo, inauguró este lunes una primera planta renovada, con un espectacular suelo de vidrio y un recorrido museográfico modernizado.

La Sociedad de Explotación de la Torre Eiffel (SETE) espera que esta renovación lo convierta en un espacio de fin de visita, consagrado a los servicios (tienda, restaurante) y al conocimiento del monumento.

La renovación de la planta costó 30 millones de euros y duró casi dos años, pero la Torre Eiffel no cerró nunca durante las obras.

En el medio de ese espacio de media hectárea, el suelo opaco que bordeaba el vacío fue reemplazado por un suelo de vidrio, y la reja de protección por una pared de vidrio inclinada hacia el vacío.

La sensación, a 57 metros de altitud, es impresionante. La altura total de la Torre con las antenas es de 324 metros, la segunda planta se encuentra a 115 y la tercera a 276.

"La idea es tener una sensación que no es la de la vista, sino la del vértigo, y en todo caso de altura y de transparencia".

En la nueva plataforma, con el vacío visible bajo sus pies, algunos visitantes permanecen prudentemente en la parte opaca, al lado de la superficie de vidrio. Otros, sobre todo los niños, se entregan con regocijo y sin miedo a la contemplación de esa vista en picado, a 57 metros del nivel del suelo.