Toyota pagará $1.200 millones en EE.UU. por problemas con aceleradores

El fabricante japonés de automóviles Toyota Motor pagará $1.200 millones en Estados Unidos para poner fin a demandas ligadas a problemas de aceleración de sus autos, anunció este miércoles el Departamento de Justicia estadounidense.

El Departamento dijo que la firma admitió haber engañado a autoridades estadounidenses y al público con respecto a los problemas de seguridad en sus autos Toyota y Lexus, relacionados con accidentes mortales en 2010.

"En vez de revelar sin demora y corregir los asuntos de seguridad de los que estaba al tanto, Toyota hizo declaraciones públicas engañosas a los consumidores y ofreció datos inexactos a miembros del Congreso", dijo el fiscal general, Eric Holder.

"Cuando los dueños de los vehículos se colocaban tras el volante, tenían derecho a esperar que sus vehículos fueran seguros", dijo Holder.