Trabajadores secuestran a sus jefes en Francia por conflicto laboral

Tras meses de una dura batalla judicial, los trabajadores de una planta de neumáticos de Goodyear, abocada al cierre en el norte de Francia, retuvieron durante cerca de 30 horas a dos directivos, antes de ocupar la fábrica como nueva forma de presión.

El director de producción de la planta de Amiens-Nord, Michel Dheilly, y el director de personal, Bernard Glesser, fueron liberados tras permanecer secuestrados en una sala de reuniones, donde pasaron la noche.

Escoltados por la policía, salieron en medio de los gritos de los trabajadores de "nosotros no somos los ladrones".

La prefectura había ordenado a las fuerzas del orden que entraran en la fábrica para liberar a los dos hombres.

El delegado de la central sindical CGT, Mickaël Mallet, había asegurado que no serían "liberados hasta que no se iniciaran negociaciones con un mínimo de garantías".