Trabajo premiado con Nobel de Química puede ayudar a tratar mejor el cáncer

ciencia​Mecanismo de reparación del ADN podría mejorar el tratamiento de quimioterapia

El trabajo sobre el mecanismo de reparación del ADN realizado por los tres científicos que obtuvieron este miércoles el Nobel de Química podría mejorar los tratamientos contra el cáncer, en particular la quimioterapia, según expertos.

Los tres fueron premiados por "haber 'cartografiado', a nivel molecular, cómo las células reparan un ADN dañado y preservan la información genética" lo que puede ayudar a "desarrollar nuevos tratamientos contra el cáncer", dijo el jurado sueco.

"Nuestro ADN está siendo dañado constantemente", explicó a la AFP Terence Strick, investigador del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) en el Instituto de Biología Jacques Monod de París.

"Los rayos ultravioletas del sol, los productos tóxicos contenidos en el humo del tabaco (o) los rayos ionizantes introducen errores" en el ADN, agregó.

Para contrarrestar este fenómeno, hay moléculas de reparación de ADN funcionando permanentemente, lo cual es esencial para las células, ya que las protegen de posibles mutaciones que pueden provocar un cáncer. La cantidad de estas proteínas que se fabrican depende de las personas.

Los descubrimientos de los tres científicos premiados con el Nobel "ayudaron a entender el mecanismo inicial de desarrollo del cáncer", declaró a la AFP Alain Sarasin, investigador del CNRS en el Instituto Gustave Roussy, un centro de lucha contra el cáncer que se encuentra cerca de París. Dichos descubrimientos también ayudan a conocer mejor algunos cánceres de origen genético (colon, mama).

"Tras declararse el cáncer e intentarse tratarlo con quimioterapia, esas moléculas de reparación pueden volver a intervenir", destacó Strick.

La quimioterapia procura dañar el ADN de las células enfermas, pero "los sistemas de reparación de ADN intentan deshacer el trabajo de los médicos, subsanando los daños que procuran causarle a las células cancerosas", agregó.

Cuando el paciente tiene un nivel elevado de reparación de ADN, las células cancerosas pueden lograr sobrevivir, pese a la quimioterapia, gracias a este mecanismo de defensa.

"Entender mejor estos mecanismos permite probar las capacidades de reparación de los enfermos" y personalizar el tratamiento, explicó Sarasin.

Otros investigadores van más lejos. Ahora que se conoce mejor este mecanismo de reparación, "vamos a intentar crear moléculas que inhiban la reparación del ADN", estimó Jean-Marc Egly, investigador del Inserm (Instituto Nacional de Salud y de Investigación Médica) en Francia.

"Si se combina la quimioterapia con otros medicamentos capaces de impedir la reparación del ADN (de las células tumorales), el tratamiento podría ser más eficaz", según Nora Goosen, de la Universidad de Leiden, en Holanda.

Sarasin tiene reservas a este respecto. "El problema es que, por ahora, no sabemos centrarnos específicamente en las células tumorales. Por lo tanto, si se da al enfermo una molécula que inhibe la reparación de las células cancerosas, se corre el riesgo de impedir también la reparación de otras células, como los glóbulos blancos", lo cual sería "tóxico", recalcó.