Tras doble renuncia en elecciones pasadas, doctor Rodolfo Hernández vuelve a aspirar a la Presidencia

Elecciones​Excandidato del PUSC fue ratificado este domingo como aspirante del Partido Republicano Social Cristiano

El excandidato presidencial del la Unidad Social Cristiana (PUSC) que renunció dos veces a la carrera por la Presidencia de la República para las elecciones del 2014, Rodolfo Hernández, fue ratificado este domingo como el candidato presidencial del Partido Republicano Social Cristiano (PRCS).

En una asamblea nacional de la agrupación donde participaron 1.289 personas - según la organización -en el hotel San José Palacio, Hernández se convirtió en el único aspirante presidencial de la agrupación, creada por seguidores del expresidente Rafael Ángel Calderon Fournier.

La tendencia Convergencia Calderonista del PUSC fundó en junio de 2014 el Partido Republicano, que ha participado sólo en las municipales del 2016, donde logró la alcaldía de Coronado. Allí se impuso el arquitecto Rolando Méndez Soto, quien había sido alcalde de ese cantón en los períodos 1998-2002 y 2003-2007.

Los calderonistas alcanzaron 6.161 votos en Coronado, mientras el PUSC solo 920 votos, según datos del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

Tercera ocasión

El 3 de octubre de 2013 Hernández hizo pública una carta que anunciaba su retiro de la contienda debido a las "puñaladas por la espalda" que recibió de sus enemigos en la Unidad Social Cristiana. En la misiva pidió a los medios de comunicación que no lo buscaran.

Dos días después, Hernández recibió a un grupo de simpatizantes que caminaron a su casa y echó atrás su decisión, pero pidió al diputado Gerardo Vargas, que renunciara a la presidencia del partido.

Vargas, actual jefe de fracción del PUSC le hizo caso.

Cuatro días más tarde Hernández volvió a renunciar a la candidatura presidencial, esta vez de forma definitiva.

A la actividad de este domingo, se hizo presente el expresidente Calderón (1990-1994), quien auguró que "el gentío" presente en el hotel capitalino demostraba que en la agrupación se percibe mucho entusiasmo, a diferencia del "ambiente frío" que enfrentan otros partidos políticos.