Trasladan a Zona Cero de Nueva York restos no identificados de víctimas de atentado a torres gemelas

Miles de restos no identificados de víctimas de los atentados del 11 de setiembre de 2001 en Nueva York fueron trasladados este sábado, en una discreta ceremonia, a la conocida Zona Cero, el lugar donde se levantaban las torres gemelas, convertido ahora en memorial y museo.

El traslado provocó la protesta de algunas familias de las víctimas, que calificaron de "insulto" que los posibles restos de sus seres queridos fueran colocados en un repositorio bajo tierra en el museo del 11-S, construido en el lugar de los ataques, que dejaron unos 3.000 muertos.

Los restos fueron trasladados en una sobria procesión de unos 15 vehículos que partió muy temprano esta mañana de la sede de la Oficina Forense de Nueva York, ubicada en el este de Manhattan.

Los restos fueron transportados en "cajas metálicas rectangulares para traslados militares envueltas con la bandera estadounidense", indicó a la AFP un vocero de la policía, Carlos Nievas.

De las 2.753 personas declaradas desaparecidas en el sitio del World Trade Center (WTC), 1.115 no han podido ser identificadas, es decir alrededor del 40 por ciento del total, según cifras de la Oficina Forense de Nueva York.

Las autoridades recuperaron 21.906 restos humanos en la zona, de los cuales 7.930 no coincidieron con ninguna de las pruebas de ADN aportadas por los familiares de las víctimas.

Sin embargo, para un grupo de familiares que se reunió frente al predio para protestar, la decisión de la alcaldía es considerada un "insulto" y un "sacrilegio".

"La ciudad se negó a hacer un sondeo entre las familias de las víctimas para conocer su opinión porque saben que la mayoría está en contra de este plan", dijo Sally Regenhard, vicepresidenta de la asociación Padres y Familias de Bomberos y Víctimas del 11-S en el WTC.

"Queremos un lugar separado y diferenciado en el predio. Hay espacio suficiente", manifestó esta mujer que perdió a su hijo Christian el día de los atentados.

Rosaleen Tallon, hermana de uno de los bomberos fallecidos, Sean Tallon, afirmó de su lado que "los restos humanos son sagrados, identificados o no".

La alcaldía envió el fin de semana pasado una carta a los familiares de las víctimas en la que les anunció la transferencia y aseguró que se haría "de una manera respetuosa y digna".