Tres empresas concentran 19 contratos de mantenimiento vial por ¢12.724 millones

Obras​Pese a intento de “socializar” contratos y repartir recursos entre más empresas, de 59 participantes solo tres resultaron beneficiados.

Tres empresas costarricenses concentran 19 de 22 contratos para dar mantenimiento rutinario a las calles en todo el país.

Las firmas fueron las únicas ganadoras de un proceso en el cual participaron 59 compañías, según confirmó el director de Conservación Vial del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), Christian Vargas.

Se trata de la licitación pública Nº 2014LN-000016-0CV00 cuya adjudicación fue comunicada a través del diario oficial La Gaceta el pasado jueves 21 de enero. En ella se detalla que las favorecida son Anamarcala S.A.; Fruta Fresca S.A, y Also Frutales S.A.

De las tres firmas, la que ganó la mayoría de contratos fue Anamarcala que desarrollará obras en 13 zonas del país. En total suman ¢8.640 millones para un 67,9 por ciento del presupuesto de la licitación.

En este caso son proyectos en Puriscal, Los Santos, Alajuela, Cartago, Turrialba, la zona Sur, Guápiles, Limón y Los Chiles. El más costoso está en Guápiles, valorado en ¢833 millones

La segunda es Also Frutales con cuatro proyectos en San Ramón, Heredia, Liberia y Cañas, valorados en total en ¢2.659 millones (20 por ciento) del total de la licitación.

Finalmente, Fresa Fresca S.A. trabajará en las rutas de Santa Cruz y Nicoya, al ofertar por los trabajos un costo de ¢1.425 millones, un 11,1 por ciento de los ¢12.724 millones de la licitación.

De acuerdo con el director ejecutivo del Conavi, Mauricio Salom, el hecho de que solo tres de casi 60 empresas lograran obtener los contratos obedece a procedimientos propios de los carteles, aunque a él le hubiera gustado que los recursos se repartieran entre más firmas.

director ejecutivo conavi, mauricio salom

La concentración de contratos se produjo a pesar de que el Conavi había manifestado la intención de"socializar" los recursos para el mantenimiento de vías en el país.

Para ello desde el año pasado se decidió cambiar las reglas del juego para que no solo las empresas consideradas grandes tomaran parte de los concursos y obtuvieran los contratos.

En ese sentido se llevaron a cabo dos medidas. La primera fue dividir los contratos de conservación en tres grandes áreas: la llamada licitación 16 de mantenimiento rutinario (limpieza, descuaje, chapea, entre otros) la 17 para obras de bacheo, y la 18 para rehabilitación.

Hasta el año anterior, estos tres tipos de proyectos se realizaban dentro una sola licitación. Las últimas beneficiadas fueron Constructora Meco S.A.. Constructora Hernán Solís, Quebradores del Sur S.A., Consorcio Orosí y CONANSA S.A. a las cuales en octubre de 2015 se les adjudicó contratos por ¢81.455 millones para realizar los tres tipos de labores.

De momento está pendiente ejecutar las licitaciones 17 y 18 bajo el nuevo proceso. También faltan tres contratos para dos zonas de Puntarenas y una de San José correspondientes a la licitación 16, y así completar los 22 contratos de mantenimiento rutinario.

La segunda medida para "socializar" los recursos fue que para la licitación 16 de mantenimiento rutinario se tomarían en cuenta solo a empresas inscritas como Pymes ante el Ministerio de Economía. De esta forma se garantizaría una mayor "socialización".

No obstante, en el proceso la falta de experiencia de estas pequeñas empresas hizo que prácticamente la mitad fueran excluidas desde el inicio por presentar documentación incompleta. Según el director de Conservación Vial del Conavi, Christian Vargas, el principal problema se debió a que no lograron justificar adecuadamente sus planes de gastos.

Una vez completado el análisis legal y financiero se procedió a la elección de las empresas y en este proceso solo Anamarcala S.A, Also Frutales S.A. Y Fresa Fresca S.A., cumplieron con todos los lineamientos y propusieron las mejores ofertas económicas, según Vargas.

Los contratos ganados por estas compañías se extienden por cuatro años. Aunque la adjudicación ya se realizó, el trámite debe ser analizado ahora por la Contraloría General de la República para su aval definitivo.

En el caso de las licitaciones 17 y 18 que aún deben efectuarse, es posible ver de nuevo la participación de compañías más grandes, ya que según Vargas se trata de obras con otro tipo de requisitos como tenencia de maquinaria y experiencia con asfalto, aspectos que no necesariamente se solicitaron para la primera licitación.