Tres médicos del Calderón Guardia y un pizzero detenidos por sospecha de tráfico de órganos

Tres médicos del Hospital Calderón Guardia y un pizzero de nacionalidad griega, quien trabajaba en los alrededores de ese centro médico, fueron detenidos este jueves como sospechosos del tráfico de órganos.

Se trata de dos urólogos, uno de apellidos Anunzia Mauro y otro Fonseca Guzmán, y un médico vascular periférico, de apellidos Monge Monge.

El dueño de la pizzería es de nacionalidad griega y de apellidos Katsigiannis Korkosi.

De acuerdo con el fiscal general en ejercicio, Carlos María Jiménez, los médicos se encargaban de las intervenciones quirúrgicas.

Mientras, el propietario de la pizzería buscaba a las víctimas.

El Ministerio Público y el Organismo de investigación Judicial (OIJ) presumen que pueden haber unas 20 víctimas, quienes recibieron pagos de entre ¢3 y ¢10 millones, dependiendo del órgano.

Las autoridades judiciales detuvieron el 19 de junio al jefe de la Unidad de Nefrología del Hospital Calderón Guardia, Francisco José Mora Palma, y a una oficial de policía de apellido Cordero, como sospechosos de participar en una red que pagaba ¢10 millones a costarricenses por suministrar sus órganos a pacientes israelíes. Algunas operaciones se realizaron aquí y otras en ese país del Medio Oriente, de acuerdo con la Físcalía.

El Ministerio Público pedirá prisión preventiva para los sospechosos detenidos este jueves.