No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Triunfo arcoíris: los viejos lloran de alegría, los jóvenes dan las gracias

Decenas de personas festejaron en la Fuente de La Hispanidad la opinión consultiva de la Corte IDH que da luz verde al matrimonio gay en Costa Rica ​

Héctor Fallas pensó que no viviría para festejar el triunfo del arcoíris. Llora cada vez que alguien se acerca a abrazarlo, a felicitarlo, a decirle gracias...

Él tiene 63 años y es un gay de la vieja guardia; lleva más de 40 años luchando por los derechos de la población sexualmente diversa.

“No se qué sentir, esto es increíble, ¿sabe cuánto tiempo esperamos esto?”, dice emocionado.

La alegría de Héctor es la de la comunidad gay del país que este martes en la tarde y noche tomó la rotonda de la Fuente de la Hispanidad para festejar la opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) que da luz verde al matrimonio gay en el país, así como otra que destaca que las personas pueden definir su identidad sexual en lo documentos oficiales (por ejemplo la cédula) por medio de un trámite expedito.

Fiesta de derechos

“Arriba.. abajo... homofobia al carajo”, “alerta, alerta que camina la igualdad real por América Latina”. Estos fueron los cánticos que junto a Héctor decenas de mujeres, hombres, homosexuales, transexuales, heterosexuales gritaban con orgullo en la Hispanidad.

Los vítores se complementaron con tambores y con las pitoretas de apoyo de los carros que pasaban por ese lugar de San Pedro.

Frases como “no lo puedo creer " y “lo logramos, lo logramos" fueron también parte del menú diverso.

También hubo espacio para la gratitud. Jóvenes que le agradecieron a los de la vieja guardia, como Héctor, quienes saben que los derechos que hoy gozan son gracias a las luchas que se dieron años atrás, cuando la homofobia era todavía más fuerte.

Luis Diego Góngora, de 19 años, es uno de esos jóvenes agradecidos.

“Gracias a todos los que han luchado, esto es un triunfo para los derechos humanos, se nos reconocen derechos como seres humanos que somos... y que esto sirva de lección: el amor nos une; juntos y con amor creceremos como sociedad”, detalló.

El arcoíris del triunfo no es más que eso: amor, llanto de alegría, lucha y gratitud.