No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Trump desembarca en Davos para vender su política ante la élite mundial

​Algunos analistas creen que podría ser una estrategia deliberada de la administración Trump para favorecer las exportaciones estadounidenses, en detrimento de sus compromisos en el G20.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegó este jueves al foro de Davos para vender las bondades de su política ante la élite mundial y mantuvo reuniones con sus aliados tradicionales, Israel y Reino Unido.

Un año después de su acceso a la Casa Blanca, Trump llegó al Foro Económico Mundial sonriente e hizo una entrada triunfal al centro de congresos de la estación de esquí, donde le esperaban un nutrido grupo de curiosos con teléfonos móviles para hacerle fotos.

"Serán dos días muy emocionantes", dijo Trump, quien el viernes por la tarde expondrá sus posiciones y su política 'America First' ('Estados Unidos primero') ante un auditorio en principio hostil al proteccionismo que profesa.

Como para confirmarlo, el lunes Estados Unidos anunció nuevos aranceles para algunos productos chinos y asiáticos, un ataque a los principios de libre comercio.

"Creo que los más fascinante con el presidente Trump es que tiene capacidad de sorpresa y estoy seguro de que mañana nos sorprenderá", dijo Alexander Stubb, el exprimer ministro de Finlandia y nuevo vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones.

Poco antes de la llegada de Trump el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, provocó olas en los mercados cuando dijo no estar preocupado por la debilidad del dólar, haciendo caer el billete verde.

"No estamos preocupados con el nivel del dólar a corto plazo, es un mercado con mucha liquidez y creemos en las divisas libres", dijo a la prensa en Davos,

Algunos analistas creen que podría ser una estrategia deliberada de la administración Trump para favorecer las exportaciones estadounidenses, en detrimento de sus compromisos en el G20.

Trump, el primer presidente estadounidense que viene a Davos desde Bill Clinton, en el año 2000, suscita reacciones contradictorias entre los cerca de 2.500 delegados y 70 jefes de Estado y de gobierno que están en el pequeño pueblo suizo.

Por una parte los grandes empresarios se felicitan de su reciente reforma fiscal, que reduce impuestos a las empresas, así del robusto crecimiento económico.

Pero al mismo tiempo su discurso proteccionista y sus declaraciones intempestivas no gustan en Davos, donde muchos de los seminarios están dedicados a explicar los beneficios del libre comercio y la globalización.

A su llegada Trump se reunió con el primer primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aliado tradicional de Estados Unidos, y aseguró que bloqueará la ayuda financiera a los palestinos porque "faltaron al respeto" a Estados Unidos.

"Nos faltaron al respeto la semana pasado impidiendo que nuestro gran vicepresidente los viera", dijo Trump, asegurando que los "cientos de millones" en ayuda estadounidense "no les llegarán hasta que se sienten a negociar la paz", añadió.

Desde Ramala, Hanan Ashraui, una alta responsable de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) aseguró que "rechazar reunirse con su opresor no es falta de respeto, es respetarse a sí mismo.

Los palestinos rechazan la reciente decisión de Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel rompiendo décadas de consenso internacional.

El presidente estadounidense también mantuvo una reunión bilateral con Theresa May, en un momento muy bajo de las relaciones entre ambos a pesar de su tradicional "relación especial".

Pero el plato fuerte llega el viernes con un discurso a la vez imprevisible y muy esperado.

"No es un público especialmente bien predispuesto", asegura William Allein Reinsch, del Center for International and Security Studies. Según él decir que Trump "se mete en la boca del lobo es una buena metáfora"

Trump tendrá que superar las intervenciones esta semana la canciller alemana Angela Merkel y sobre todo el presidente francés Emmanuel Macro, convertido en estrella entre los empresarios de Davos que le aplaudieron cuando aseguró que 'Francia está de vuelta'

La jornada del jueves también estuvo marcada por la presencia en Suiza del presidente argentino Mauricio Macri, que cerró una estancia de poco más de un día.

Macri multiplicó los encuentros con grandes empresarios para atraer inversiones para su país e hizo un balance muy positivo de su política económica, al tiempo que anunció el fin del "experimento populista" en Argentina, como califica el gobierno de su predecesora Cristina Kirchner.