TSE destina ¢20 millones para que personas con discapacidad y adultos mayores voten

Por cada una de las 6.515 juntas receptoras de votos habilitadas para las elecciones del 2 de febrero, hay al menos entre 55 y 60 costarricenses que requerirán de asistencia de recursos adicionales y de una segunda persona para poder votar.

El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) destinó ¢20 millones para equipar a las juntas con materiales como lupas, plantillas braille, focos, plantillas antideslizantes y crayones para las personas con discapacidad y adultos mayores que los requieran.

Para el día de los comicios, el TSE contará con la colaboración de 2.000 jóvenes que trabajarán como guías electorales.

Ellos orientarán a las personas que requieran ser ubicadas en las juntas receptoras de votos que les corresponda.

El Código Electoral establece en su artículo 181 la posibilidad de que las personas con algún impedimento físico puedan acogerse al voto público o al voto asistido. Esto debe solicitarse a los integrantes de la junta receptora de votos.

Como parte de esta política de inclusión, el TSE habilitará juntas receptoras de votos en 38 hogares de ancianos, donde votarán 2.040 electores. También abrirá 30 mesas de votación en 21 centros penitenciarios. Desde allí votarán 8.634 costarricenses.