Turquía entra en período de inestabilidad tras fracaso del oficialismo en elecciones legislativas

politicaResultado obliga a partido oficialista a formar un gobierno de coalición por primera vez

Turquía entró este lunes en un período de inestabilidad, tras el revés del partido de gobierno del islamista Recep Tayyip Erdogan en las elecciones legislativas del domingo.

El fracaso electoral provocó la caída de la lira turca y de la bolsa.

En los comicios que Erdogan había transformado en plebiscito en torno a su liderazgo, su Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) perdió la mayoría absoluta que mantenía desde hacía trece años en el Parlamento, lo que por primera vez lo obligará a formar una coalición o a gobernar en minoría.

Desde de la mañana de este lunes, los mercados respondieron a la inestabilidad política, inédita desde 2002.

A su apertura, el principal índice de la bolsa de Estambul cayó un 8%, y por la tarde perdía cerca de un 6%, en torno a los 77.000 puntos. Simultáneamente, la moneda nacional, la lira turca, se cambiaba a 2,75 por un dólar, y a 3,08 por un euro.

El banco central respondió con una bajada inmediata de sus tasas a los depósitos de divisas a corto plazo, lo que de momento no logró hacer repuntar de manera significativa la divisa turca.

En este contexto, Erdogan instó a los partidos políticos a actuar con "responsabilidad", para "preservar el clima de estabilidad y de confianza".

Aunque según los resultados oficiales el partido de gobierno quedó como fuerza más votada con el 40,8% de los votos, su resultado acusó una bajada de casi 10 puntos respecto a los anteriores comicios, cuando obtuvo el 49,9% de los votos.

Víctima de la desaceleración de la economía y del giro autoritario del que se acusa a Erdogan, su partido obtuvo 258 de los 550 escaños, muy por debajo de la mayoría absoluta (276 diputados).

El "artífice" de la caída del partido en el poder es la formación kurda HDP (Partido Democrático del Pueblo), que superó la barrera del 10% para entrar en el parlamento. s.

"Los turcos le han dicho [a Erdogan] que no les gusta su poder personal", resumía el lunes el diario Hürriyet.

Queda la posibilidad de una coalición del partido en el poder con otra de las tres formaciones. En el caso de que las negociaciones no den resultados en los próximos 45 días, Erdogan podría disolver el Parlamento y convocar nuevas elecciones.