Irma destruyó una cuarta parte de casas en los Cayos de Florida

afectación​En San Martín daños alcanzan un 40% de viviendas

Irma destruyó un cuarto de las viviendas en los Cayos de Florida, donde tocó tierra estadounidense, como un huracán de categoría 4, dijo el martes el jefe de Servicio de emergencias (FEMA).

"Algunas de las estimaciones iniciales son -y esta fue la razón por la que pedimos a la población que evacuara, en gran parte por la creciente marea- que 25% de las viviendas de los Cayos fueron destruidas y 60% han sido dañadas", dijo el director de FEMA, Brock Long. "Básicamente, todas las viviendas de los Cayos han sido impactadas de alguna manera", dijo Long en conferencia de prensa.

Los residentes de los Cayos comenzaron su retorno pero la mayor parte de las bajas tierras del archipiélago situado al sur de Miami permanece cerrado al tráfico mientras las autoridades evalúan las condiciones de la zona.

Vistas aéreas e imágenes de televisión muestran que los esperan daños generalizados en lo que en tiempo normales es un paraíso de palmeras para turistas, navegantes y fanáticos del buceo.

Irma tocó tierra el domingo en Cayo Cudjoe, en el extremo sur de los Cayos, con vientos de 209 km/h.

Miles sin techo en el Caribe

Miles de personas se han quedado sin techo y necesitan urgentemente ser alojadas tras el paso del huracán Irma, en especial en las Antillas orientales, indica el martes la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un documento.

Irma dejó al menos 40 muertos a su paso por el Caribe y por Florida, según las autoridades locales.

Según la OMS "las islas que sufrieron los mayores daños necesitan urgentemente nuevo personal médico para reemplazar a los que trabajan 24 horas al día desde el paso de Irma".

En San Martín, la parte holandesa de la isla de San Martín, unas 5.000 personas están esperando un alojamiento de urgencia tras los daños padecidos por cerca del 40% de las viviendas.

En Estados Unidos, según el documento de la OMS, casi seis millones de personas están sin electricidad. Según la agencia estadounidense de situaciones de urgencia (Fema), citada por la OMS, unas 192.000 personas están alojadas en refugios en el estado de Florida y otras 7.095 en Georgia.