Una fecha para Pilo

Club Sport Cartaginés 1 - Deportivo Saprissa 0

Gol: Andrés Lezcano (25”)

Como una despedida simbólica para Pilo Obando, fallecido este miércoles al mediodía, la última fecha de la fase de clasificación del Torneo de Verano 2014 dirigió la atención de los futboleros hacia varios estadios.

En el Fello Meza, no se jugaba otra cosa que una despedida digna para los locales. En Puntarenas, se disputaba la batalla de cuál puerto se quedaría en primera división. En Heredia, Carmelita apuntaba a una posibilidad de entrar a semifinales que más bien la UCR aseguró con categoría en Guápiles. En Alajuela, los manudos buscaron -y lograron- sostener el segundo lugar. Una fecha de sumas y restas simultáneas.

El partido en Cartago fue intenso sin ser vistoso, rápido sin precisión. Lo que tuvo de vigor le faltó en elegancia. A veces, al ver el fútbol de ciertas jornadas del campeonato local, cuesta pensar que vamos para la Copa del Mundo.

En la sumatoria final, Cartago ganó en todos los apartados. Identificó desde temprano los puntos débiles de su rival y supo sostener la ventaja en el marcador que logró en el primer tiempo. También buscó aumentarla, hay que decirlo. Pero hay que decir también que, como a lo largo del torneo, la fortaleza de este Cartaginés no es precisamente el gol.

Cardozo, Lezcano, Vega y un Chiqui Brenes (que parece vivir de su propia leyenda), supieron perforar, poco pero bien, la muralla que tenían que construir Badilla, Umaña, Smith y Barquero.

Muchas veces, la zaga morada resolvió con faltas lo que no podía solucionar con velocidad, anticipación o capacidad de reacción. Una de ellas, cobrada por Kevin Vega desde la izquierda, fue convertida en gol por la cabeza de Andrés Lezcano.

En Saprissa, Colindres y Saucedo funcionaron a media máquina, apenas nutridos por algunos balones de Yeltsin Tejeda, más ocupado en tapar a los cartagos que en generar fútbol para los suyos.

En los demás estadios de la fecha se anotaban goles que terminaban de sellar el destino de los equipos. El más dramático se daba en Puntarenas.

No iba a cambiar más el marcador en Cartago. En el segundo tiempo, descendió la bruma de la provincia sobre el estadio. Como para cubrir los números.


Los cambios en el Saprissa parecían obedecer a cálculos pensando en las semifinales más que a tácticas para empatar el partido.

Del Torneo de Verano se despidió Cartago, el equipo de Pilo, con un triunfo.

Mucho se hablará de Manuel Antonio “Pilo” Obando en estos días. Cubierto por el arco de cariño de varias generaciones que lo van a recordar por eso que ya subrayan todos los medios nacionales y se comenta donde quiera que haya más de un tico. La voz de Pilo es el sonido de una época de Costa Rica.

Esto vimos y queremos contar. Habían pasado pocos minutos del inicio del juego del Real Madrid-Bayern de Munich cuando le tocó a Hernán Morales, tándem histórico de Obando, comunicar la muerte de Pilo. Contenido, como es su sello. Las palabras mínimas necesarias. La lágrimas para adentro.