No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Uniformes para Policía de Tránsito serán de estilo militar y costarán ¢421 millones más

​En el 2015 Cosevi presupuestó ¢8.500 por camisa; ahora planea comprar unas a ¢40.000 cada una

En tiempos donde el país enfrenta una crisis fiscal y los sectores políticos discuten por más impuestos y medidas de contención de gasto, algunas instituciones, como el Consejo de Seguridad Vial (Cosevi), planean destinar más recursos del Estado para comprar nuevos uniformes a la Policía de Tránsito que son de estilo militar (tela y diseño) y serán ¢421 millones más caros que los adquiridos hace tres años.

En mayo del 2015, esa dependencia del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) sacó a licitación la compra de 6.000 camisas de manga larga con un presupuesto de ¢8.500 cada una, 6.000 pantalones a un precio unitario de ¢8.800 y 1.950 gorras a ¢3.550; entre otras prendas como camisetas y corbatas, para un total de ¢162.380.000.

En esa ocasión el concurso lo ganó la empresa Industrias MH y el Cosevi adquirió los uniformes a un precio menor del presupuestado. Por ejemplo, las camisas tuvieron un costo final de ¢8.350 cada una.

Sin embargo, tres años después, el Cosevi volvió a sacar a concurso una nueva licitación donde presupuestó la compra de 4.980 camisas y pantalones a un precio de ¢40.000 cada uno y las gorras a ¢13.500, para un presupuesto total de ¢583.510.000, un aumento de ¢421 millones en relación a la del 2015.

Así consta en la licitación pública 2018LN-000002-0058700001, del cual AmeliaRueda.com tiene copia y se encuentra disponible en el Sistema Integrado de Compras Públicas (Sicop). El concurso para recepción de ofertas abrió el 12 de abril y concluye el 20 de junio.

La diferencia en los precios radica en que los uniformes que planea comprar la institución tienen una tela y accesorios diferentes a los adquiridos hace tres años.

En el cartel del 2015 se compraron uniformes de tela docoma mejorada (65% poliéster y 35% algodón) y los que se pretenden comprar ahora son de tela ripstop teflonada (para la lluvia), similar a la que utilizan los cuerpos militares en el extranjero.

Por ejemplo, las nuevas exigencias de las autoridades en los uniformes incluyen camisas con pliegues militares, cuellos forrados con una banda de tafeta al interior, pantalones con "banda de agarre de silicona al interior de la cintura que ayude a mantener camisa fajada", entre otros componentes técnicos.

En el cartel de licitación las autoridades hacen mención de la palabra "militar"; no obstante, es solo el tipo de tela y el diseño, pues las camisas que piden son de color blanco y el pantalón negro.

Consultado por AmeliaRueda.com sobre los nuevos uniformes que se pretenden comprar, el director de la Policía de Tránsito, German Marín, quien asumió el cargo este mes, dijo que él está al tanto de la compra pero prefirió remitir a otro vocero.

"Esa decisión o ese cambio (en los uniformes) fue hecho por los compañeros que estaban anteriormente, entonces me gustaría que se refiriera el jefe de operaciones", indicó el jerarca de dicho cuerpo policial que cuenta con 773 oficiales.

Posteriormente, este medio conversó con el jefe de operaciones, Felipe Venegas, quien dijo: "Eso es del departamento administrativo, no tengo que ver con licitaciones. Pero sí sé que se buscó cambiar la calidad de la tela; ahora se puso un tela teflonada porque tiene un componente interno que repele el agua y también tiene una protección contra los rayos ultravioleta".

Esa es la principal diferencia y lo que encarece tanto los uniformes de los 773 oficiales que tiene la institución, dijo Venegas.

"El uniforme actual no tiene ninguna protección contra los rayos UV, esa es la gran diferencia. Algunos policías externaron a la administración que sería bueno que se fuera pensando en ese tipo de componentes para favorecer la salud ocupacional", enfatizó Venegas.

Textileros golpean la mesa

La compra que pretende hacer el Cosevi para los oficiales de Tránsito no es bien vista por textileros costarricenses, pues consideran que es un presupuesto excesivo para uniformes.

"Es de muchísima preocupación ver que en momento donde el país se debate cómo solucionar el déficit fiscal y cómo abordar una reforma que pretende dotar de más recursos al Estado, por otro lado vemos como el Ministerio de Obras Públicas y Transportes pretende hacer este tipo de compras. Se va pagar cuatro veces más en una licitación que tiene un presupuesto de más de $1 millón. Hay Pantalones que podrían costar ¢12.000 o menos y se presupuestan en ¢40 mil", expresó Douglas Alvarado, director jurídico de la Cámara Textil Costarricense (Cateco).

Otro aspecto que cuestionan es que, al ser un material usado para uniformes militares, solo se verían beneficiadas compañías extranjeras.

"Pareciera ser que esta licitación está hecha con una marca específica de comercialización en Estados Unidos. No es posible que este tipo de compras tan absurdas se den en momentos en que el país atraviesa una crisis fiscal", puntualizó Alvarado.

El representante de Cateco agregó que pedirán a la Administración dar marcha atrás con esa licitación.