En 2013, universidades privadas graduaron cuatro veces más licenciados que las públicas

Estado de la EducaciónCentros privados: aprovechamos mejor el tiempo

Por cada título de licenciatura que entregaron las universidades estatales costarricenses durante 2013, las universidades privadas entregaron cuatro, según el Quinto Informe del Estado de la Educación.

Esas cifras representan un aumento en comparación con datos del 2005, cuando graduaban a un licenciado por cada dos de una institución privada.

La diferencia se da a pesar de que la matrícula en los centros privados es muy similar: 51,3 por ciento de los universitarios están matriculados en una institución privada; y el restante 48,4% en una estatal. También es notoria si se hace la relación entre la totalidad de títulos entregados (de cualquier grado) y la población matriculada. En las públicas se entrega un título por cada seis alumnos matriculados; en las privadas un título por cada tres alumnos.

¿Causas?

El estudio, que se dio a conocer este martes, pone en evidencia la “fuerte tendencia a la concentración de la universidades privadas y la sobre-representación de los graduados” en dichos centros de estudio.

¿Las universidades privadas están facilitando la obtención de títulos?, ¿las públicas se han vuelto poco eficientes? Cada parte tiene su propia explicación, al tiempo en que coinciden en que los datos deben revisarse y analizarse a profundidad para comprender y reaccionar ante el fenómeno.

La Unidad de Rectores de Universidades Privadas de Costa Rica (Unire), constituida por representantes de 38 centros de educación superior privada, alega que el hecho de operar en cuatrimestres y dar solo seis semanas de vacaciones (repartidas a lo largo del año) hace que el estudiante concluya sus estudios en un menor tiempo que en las estatales.

Albán Bonilla, director ejecutivo de dicha entidad, enfatizó además que todos los cursos tienen los créditos exigidos por el Consejo Nacional de Educación Superior (Conesup).

Por su parte, Julio Calvo, presidente del Consejo Nacional de Rectores (Conare) y rector del Instituto Tecnológico de Costa Rica, señaló que las carreras impartidas por las universidades estatales cumplen con rigurosos estándares internacionales y que algunas de ellas, por ejemplo las ingenierías, tienen un grado de complejidad muy alto, lo que hace que se requiera de varios años para concluirlas.

Añadió que el fin de la educación no es dar muchos títulos, sino dar títulos respaldados por una educación de calidad.