Unos 32 millones de colombianos eligen este domingo a su presidente

Los centros de votación para las presidenciales de Colombia abrieron este domingo, unos comicios en los cuales el presidente Juan Manuel Santos aspira a la reelección, con la que buscará concluir los diálogos de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Las urnas -a las que están convocados de forma voluntaria unos 32 millones de colombianos- abrieron a las 8 a.m. y cerrarán a las 4 p.m. (hora local), y según la autoridad electoral el escrutinio alcanzará 90 por ciento de los votos unas cuatro horas después del cierre de las urnas.

Santos, ha convertido la elección de este domingo en un referendo anticipado sobre el proceso de paz con las FARC, que rechaza su más fuerte contendiente, el derechista Óscar Zuluaga.

Tras una campaña cargada de acusaciones mutuas de guerra sucia, Santos y Zuluaga, aliados en el pasado, dominaban hasta hace ocho días la intención de voto, pero ninguno supera 50 por ciento de las preferencias, lo que obligaría a una segunda vuelta el 15 de junio.

El mandatario, un liberal de centroderecha de 62 años, en el poder desde 2010, pidió durante la campaña el respaldo de los colombianos para concluir su principal obra de gobierno: el proceso de paz que negocia desde noviembre de 2012 con las FARC, la mayor guerrilla del país con unos 8.000 combatientes que el 27 de mayo cumplirá 50 años de lucha armada.

Con una popularidad del 38 por ciento, Santos enfrenta la dura oposición de Zuluaga, un derechista de 55 años apadrinado por el exmandatario Álvaro Uribe que promete condicionar el diálogo a un cese unilateral del fuego por parte de los rebeldes.

Decretaré "una suspensión provisional de los diálogos en La Habana", y le daré a las FARC "ocho días de plazo" para que "suspendan toda acción criminal contra los colombianos", dijo el exministro de Hacienda de Uribe.

Las mediciones anticipaban un empate técnico entre Santos y Zuluaga. Los otros candidatos, la conservadora Marta Lucía Ramírez, la izquierdista Clara López y el independiente Enrique Peñalosa -favorables al actual proceso de paz- marchaban rezagados en los sondeos de intención de voto.