Unos 7.200 bebés nacen muertos cada día en el mundo

Salud pública​El paludismo y la sífilis son responsables, respectivamente, del 8 y 7,7 por ciento de la muerte de neonatos

Todos los días nacen muertos unos 7.200 bebés en el mundo, sobre todo en los países más pobres, algo evitable en muchos casos con un mejor seguimiento de los embarazos, según una serie de estudios publicados este martes.

La tasa de mortinatos ha ido disminuyendo en una media del 2 por ciento anual entre 2000 y 2015 pero, aún así, el año pasado hubo unos 2,6 millones de bebés nacidos muertos, según la reconocida revista médica The Lancet.

"Sobre los 2,6 millones de mortinatos (durante el último trimestre de embarazo o tras 28 semanas desde la gestación), la mitad se produce en el momento del parto", subraya The Lancet.

"Es una cifra realmente aterradora: 1,3 millones de bebés muertos durante el parto", observa Richard Horton, redactor en jefe de la revista. "La idea de que un niño, vivo en el momento de comenzar el trabajo de parto, muera en las horas siguientes a causa de razones totalmente evitables debería considerarse como un escándalo sanitario. Por el momento no lo es", deplora.

De acuerdo a los datos recogidos en 18 países, las anomalías congénitas no explican el 7,4 por ciento de los mortinatos, "disipando el mito según el cual estas muertes son inevitables".

Los investigadores señalan que numerosas patologías que inciden en el deceso de bebés al nacer podrían ser tratadas, como en las infecciones maternales.

Los factores vinculados a los hábitos de vida y alimentación (obesidad, tabaquismo, etc.), las enfermedades no infecciosas (como diabetes, diversos tipos de cáncer o problemas cardiovasculares) son responsables en cada caso del 10 por ciento de estas muertes. La edad de las madres (más de 35 años) incide en 6,7 por ciento de los casos.

A nivel mundial, Islandia tiene la tasa de mortalidad entre neonatos más baja (1,3 cada mil nacimientos) seguida de Dinamarca (1,7/1000). En el otro extremos de la clasificación está Pakistán con 43,1 bebés muertos cada 1.000 partos.