Uruguayos votarán este domingo para elegir a sucesor del popular presidente Mujica

votaciones​Posibilidad de segunda ronda toma fuerza, según sondeos

Los uruguayos irán a las urnas este domingo para elegir al sucesor del popular presidente José Mujica en unos comicios en los que la única certeza parece ser que la izquierda gobernante será la fuerza política con más apoyo, aunque podría perder el gobierno en una segunda vuelta electoral.

Un total de 2,6 millones de ciudadanos están habilitados para elegir al Presidente, a los 30 senadores y 99 diputados que integran el Parlamento y a pronunciarse sobre un plebiscito para bajar a 16 años la edad de responsabilidad penal.

Pero, según todos los sondeos, ninguno de los candidatos obtendría más del 50 por ciento de los sufragios, por lo que los dos más votados tendrían que volver a enfrentarse en una segunda vuelta electoral el 30 de noviembre.

Las elecciones marcan el fin de la era Mujica, considerado “el gobernante más pobre del mundo”, quien durante sus cinco años de mandato ha colocado a Uruguay en el mapa internacional, tras legalizar en ese país el cultivo, la venta y el uso de la marihuana.

La carrera por el sillón presidencial es liderada por el oficialista Tabaré Vázquez, un oncólogo de 74 años que se convirtió en 2005 en el primer presidente de izquierda del país.

Vázquez es la apuesta de la coalición de izquierda Frente Amplio (FA) para mantenerse en el poder, pero los sondeos le otorgan entre 43 por ciento y 46 por ciento de intención de voto, lo que no le alcanzaría para obtener la mayoría parlamentaria con la que la izquierda ha gobernado la última década y que le permitió aprobar desde reformas impositivas y de la salud hasta la legalización del aborto y de la marihuana.

Los deseos de Vázquez se ven amenazados por el candidato del Partido Nacional, de centro derecha, Luis Lacalle Pou, un diputado de 41 años, hijo del expresidente Luis Alberto Lacalle (1990-1995), que con una campaña "por la positiva" y bajo el lema "Aire fresco", se posicionó como principal retador de la supremacía del FA.

Aunque Lacalle Pou reúne poco más de 30 por ciento de la intención de voto, ya ha anunciado que, de pasar a una segunda ronda, buscaría el respaldo de Pedro Bordaberry, candidato del también tradicional partido Colorado, de centro derecha, que se espera reciba entre 15 por ciento y 18 por ciento de los votos.

"Existiendo segunda vuelta, donde los blancos y colorados votan juntos, si el FA cae por debajo del 45 por ciento puede perder perfectamente el gobierno", advierten analistas, quienes prevén un escenario "muy competitivo" hacia la segunda vuelta del 30 de noviembre.