Vaticano condena muerte asistida de joven estadounidense en Oregón

Rechazo​“Esa mujer creía que iba morir de manera digna, pero eso es un error”, afirmó el Vaticano

La muerte asistida el sábado en Estados Unidos de una joven de 29 años con cáncer terminal, un caso que desató debates sobre la muerte digna, fue condenado este martes por el Vaticano, que considera el gesto "absurdo".

Para el presidente de la Academia Pontificia para la Vida, monseñor Carrasco de Paula, la muerte asistida "es un absurdo", comentó a la prensa italiana.

"Nosotros no juzgamos a las personas, pero el gesto en sí hay que condenarlo", aseguró.

Se trata del único representante del Vaticano que ha comentado la muerte de Brittany Maynard, una estadounidense de 29 años que sufría un cáncer terminal, quien decidió morir voluntariamente --apoyándose en las leyes del estado de Oregón-- lo que desató una ola de debates sobre el derecho a morir.

"Esa mujer creía que iba morir de manera digna, pero eso es un error. Suicidarse nunca es bueno, es algo malo", agregó.

"La dignidad es otra cosa que poner fin a la propia vida", dijo.

La joven, que anunció el mes pasado en un video que se quitaría la vida para no sufrir la agonía de su enfermedad, falleció el sábado en su casa rodeada de su familia y amigos más cercanos, tras tomar una dosis letal prescrita por un médico.

Los médicos le habían dado seis meses de vida tras diagnosticarle en enero un glioblastoma, un cáncer en el cerebro agresivo e incurable que le produciría una muerte muy dolorosa.

Tras conocer la noticia, Maynard y su esposo, Daniel Diaz, decidieron en junio mudarse de California al vecino Oregón, al ser uno de los cinco estados de Estados Unidos que permite la eutanasia.