Vecinos de Alajuela acusan a municipalidad y desarrolladora de construir condominio sin planta de aguas residuales


La negligencia y la falta de voluntad por parte de la municipalidad de Alajuela para frenar un proyecto de construcción de condominios que no tenía una planta de tratamiento de aguas residuales es la principal queja de vecinos del Coyol de Alajuela. Las declaraciones las hicieron esta mañana varios de los afectados, durante el programa Nuestra Voz.

Se trata de unas 250 familias que podrían ser desalojadas este mes por la ausencia de una planta de tratamiento en el condominio Vila del Lago, construido por la empresa desarrolladora Grupo Vila, y que el Ministerio de Salud (MS) declaró inhabitable en enero anterior.

Según explicó una de las residentes del condominio, Edith Porras, la municipalidad de Alajuela tuvo la oportunidad de frenar el proyecto en el 2011, pero no lo hizo luego de que el Ministerio de Salud les llamara la atención.

residente de condominio, edith porras

Según Porras, en ese momento la entidad dio prefirió no ejecutar la clausura del proyecto y, en lugar de eso, le dio un mes más a la empresa Grupo Vila para que solucionaran el problema a través de tanques fafa, una versión mejorada del tanque séptico tradicional.

Porras aseguró que en noviembre anterior los vecinos acordaron con la empresa y la municipalidad conformar una comisión tripartita para acelerar los trámites para la construcción de la planta. Según la vecina, esa comisión tripartita no pudo trabajar porque el desarrollador no cumplió con llevar todos los requisitos a la comisión, para que instituciones como AYA y Ministerio de Salud dieran el aval.

Residente de condominio, Luciano machado

Otro de los vecinos, Luciano Machado, destacó que, desde el 2011, los vecinos le están pidiendo a la desarrolladora que cumpla con la orden girada por el Ministerio de Salud, sin que haya habido ninguna respuesta.

Según Machado, ahora están a 52 días de la ejecución de la clausura del condominio ordenada por la entidad gubernamental. Destacó que la mayoría de habitantes tiene créditos con el banco y van a perder sus casas y ensuciar su nombre en las entidades financieras.

Porras aseguró que no ha habido voluntad política por parte de esa entidad para fiscalizar de manera eficiente la labor de la constructora. Según la vecina, la clausura que hizo la municipalidad del proyecto este año no fue por iniciativa propia, sino porque fue obligada por la Sala IV.

Residente de condomino, Edith porras

Los vecinos, además, acusan a la empresa de querer conectar las viviendas a una planta residual que se encuentra en propiedad privada. Aseguraron que esa planta se construyó para otro proyecto de condominios y no para Vilas del Lago.