Venta de autos ya se liberó en Cuba pero a altos precios

Los cubanos pueden desde este viernes comprar libremente automóviles, pero para sorpresa y desazón de la gente sus precios son astronómicos.

Un vehículo familiar Peugeot 4008 nuevo salió a la venta en $239.250 dólares en la comercializadora estatal SASA de La Habana, mientras que el fabricante francés lo ofrece en sus catálogos en Europa $46.000 dólares.

Los autos usados también fueron puestos a la venta a precios exorbitantes en la estatal Corporación Cimex: un Hyundai Sonata de 2010 en $60.000 dólares y un Volkswagen Passat de 2010 en $67.500 dólares.

La venta liberada de autos fue anunciada el 19 de diciembre por el gobierno comunista de Raúl Castro, que acabó con una prohibición de medio siglo, con el fin de aumentar y rejuvenecer el parque automotor de la isla. En Cuba no hay fábricas de vehículos y su flota vehicular está dominada por los vetustos "almendrones" estadounidenses de los 50 y los antiguos Lada de la era soviética.

Un decreto publicado el martes estableció que la venta comenzara este viernes (primer día hábil de 2014 en la isla) y anticipó que los automóviles tendrían impuestos y otros recargos, que elevarían el precio en un 50%.

Esta es una última columna para contenido de exceso. Si no se necesita se puede eliminar.