Vicepresidente de EE.UU. llega a Kiev en apoyo a "prooccidentales"

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, llegó el lunes a Kiev para expresar su apoyo a las autoridades "prooccidentales", enfrentadas a Moscú, que acusó a Ucrania de violar el acuerdo cuatripartito para rebajar la tensión en el este separatista.

Durante su visita de dos días, Biden reafirmará su apoyo al gobierno. La Casa Blanca amenazó con tomar nuevas sanciones contra el Kremlin, al que acusa de seguir atizando las tensiones en el este del país, la peor crisis desde la Guerra Fría.

Antes de la llegada de Biden, Rusia acusó a las autoridades ucranianas de violar "de manera flagrante" el acuerdo alcanzado el jueves pasado en Ginebra con Ucrania, Estados Unidos y la Unión Europea.

"El acuerdo de Ginebra no solamente no es respetado, sino que es violado de manera flagrante por las medidas adoptadas por los que usurparon el poder en Kiev", afirmó el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, en una conferencia de prensa en Moscú.

El pacto ha sido debilitado durante el fin de semana por un tiroteo mortífero el domingo en el este de Ucrania y la negativa a dar marcha atrás de los militantes prorrusos que han tomado el control de una decena de ciudades en la región.

Washington advirtió al Kremlin, al que acusa de manejar los hilos de la rebelión en Ucrania, que el tiempo se está acabando para poner en aplicación los términos del acuerdo.

La Casa Blanca indicó que Biden, muy implicado en la crisis ucraniana desde su inicio en noviembre pasado, realizará consultas para ponerse al corriente de los últimos acontecimientos en el este de Ucrania durante su visita.

El lunes tiene previsto reunirse con los responsables de la embajada estadounidense en Kiev y el martes se reunirá con el presidente interino del país, Olexandre Turchinov, el primer ministro Arseni Yatseniuk y los parlamentarios.

Se trata de la primera visita de un alto responsable estadounidense a Kiev desde la realizada el 4 de marzo por el secretario de Estado John Kerry.

Estados Unidos y sus aliados de la OTAN han reforzado su despliegue militar en el este de Europa y tanto Washington como la Unión Europea se han comprometido a aportar ayudas multimillonarias para recuperar la economía ucraniana.

Moscú por su parte advirtió que no tolerará nuevas sanciones estadounidenses si fracasa el acuerdo e insistió en que dispone de decenas de cientos de tropas desplegadas en la frontera.

Indicó que los líderes ucranianos, cuya legitimidad no reconoce, recurren a la fuerza contra los "manifestantes". También reclama que los manifestantes antirrusos de Kiev pongan fin a su ocupación de la plaza principal de la capital, en base al acuerdo de Ginebra.

"Las tentativas de aislar a Rusia son inútiles, porque aislar a Rusia del resto del mundo es imposible", señaló Lavrov.