Rossana: el dulce sabor de regresar tras 15 años de ausencia

Su sabor endulzó la infancia de toda una generación.

Durante la década de 1980, los confites Rossana, de Perugina, eran la golosina para muchos niños en Costa Rica.

Marco Vinicio Ruiz puede dar fe de ello.

El ahora embajador de Costa Rica en China fue gerente de la empresa Cocoa entre 1980 y 1995, etapa en la que se fabricaban los confites en el país.

Desde China, recuerda sobre la era dorara de esos confites en el país y explica las razones por las cuales se dejaron de producir aquí.

A principio de los años noventa, el caramelo relleno con envoltorio rojo dejó de venderse en el país y se convirtió en un dulce recuerdo para sus consumidores… hasta ahora.

En diciembre pasado, los confites Rossana volvieron a distribuirse en el país, después de 15 años de ausencia. Si bien la “reinserción” en el mercado se hizo sin mayor publicidad, la respuesta fue abrumadora. De acuerdo con representantes de Consorcio 3L, empresa que los distribuye en el país, las primeras 1.070 cajas importadas se vendieron mucho más rápido de lo esperado.

La bolsa de Rossana (con aproximadamente 30 confites cada una) tiene un valor en ¢4 mil, aunque también se vende por unidad.

De acuerdo con sus distribuidores, próximamente se ampliarán más puntos de venta y lo estarán anunciado a través de su página de Facebook.