Villalta: "Todavía no hemos ganado, no nos podemos confiar"

En el cierre de su campaña esta noche, el candidato presidencial del Frente Amplio, José María Villalta, pidió a sus simpatizantes no sentirse confiados y los instó a continuar trabajando de cara a las elecciones del domingo 2 de febrero.

"Todavía no hemos ganado, no nos podemos confiar", dijo en su discurso frente a centenares de seguidores con banderas amarillas que lo esperaron desde tempranas horas de la tarde en el Parque Central de San José.

Villalta llegó al sitio de la concentración acompañado por su pareja Laura Chinchilla y su hijo Emiliano, y luego de hacer una caminata por varios sectores de la capital.

También lo acompañaron los aspirantes a la Primera y Segunda Vicepresidencia, Dagmar Facio y Walter Antillón, respectivamente, así como la candidata a diputada en el primer lugar por San José, Patricia Mora.

En su intervención, manifestó que la carrera que inició por la Presidencia es una lucha para acabar con 30 años de neoliberalismo en Costa Rica.

"Esta batalla la daremos hasta el final, con alegría y esfuerzo", expresó.

Aunque pidió a sus seguidores no llenarse de confianza, el candidato manifestó que está en el primer lugar de las preferencias electores sin tener que desplegar costosas campañas publicitarias, situación que comparó con la lucha entre los legendarios personajes bíblicos David y Goliat.

Sostuvo que en las visitas que ha hecho a las comunidades del país ha notado el apoyo de costarricenses que antes estuvieron con otros partidos políticos.

"La gente en las comunidades me dice: Toda mi vida he sido perico, pero ahora soy canario", afirmó el aspirante presidencial en alusión a personas que, según él, antes fueron simpatizantes del oficialista Partido Liberación Nacional (PLN).

El candidato ofreció construir una patria nueva con justicia social, reiteró que su agrupación representa un rejuvenecer de la política costarricense y finalizó pidiendo el voto en la papeleta presidencial y de diputados.

El candidato repasó en su discurso los principales compromisos de su campaña, aunque puso énfasis en la lucha contra la pobreza, acabar con la corrupción en la función pública, un sistema tributario progresivo y democracia participativa.