Violentos disturbios en ciudad de EE.UU., tras decisión de no juzgar a policía que mató a joven negro

manifestaciones​12 edificios incendiados y 29 detenidos

Manifestantes quemaron edificios, saquearon comercios y dispararon contra policías en la ciudad de Ferguson, en el estado de Missouri en el centro de EE.UU., tras el anuncio de que el policía blanco que mató a un joven negro desarmado en agosto pasado no será juzgado.

La decisión, tomada por un jurado popular, encendió los ánimos en ese suburbio de Saint Louis, donde 12 edificios fueron incendiados y hubo al menos 150 disparos contra los uniformados, sin que se provocaran heridos, según la policía, que reportó 29 detenidos.

El presidente Barack Obama y la familia del joven negro Michael Brown reclamaron que se mantuviera la calma.

El mandatario estadounidense dijo que las protestas deben ser pacíficas y que la policía debe actuar con "moderación".

"Estamos profundamente decepcionados de que el asesino de nuestro hijo no deba enfrentar las consecuencias de sus actos", manifestó la familia Brown en un comunicado, en el que pidió "respetuosamente que las manifestaciones permanezcan pacíficas".

A lo largo y ancho de Estados Unidos se repitieron las manifestaciones. Indignadas, miles de personas salieron a las calles en Nueva York y Washington, en repudio a un fallo que consideran alienta el racismo y hace caso omiso del uso discriminatorio de la fuerza que hacen policías contra miembros de las minorías.

Incidentes menores fueron registrados en Boston, Filadelfia, Denver, Seattle, Chicago y Salt Lake City. Mientras en el estado de California algunos grupos trataron de bloquear autopistas.

Pero el epicentro de estas protestas, que según algunos manifestantes buscan denunciar que "el racismo mata", fue Ferguson, un suburbio de unos 21.000 habitantes, que ha vivido en un clima de casi continua exaltación desde que ocurrió la muerte de Brown el 9 de agosto.

Inmediatamente se conoció el veredicto, cientos de manifestantes en Ferguson comenzaron a lanzar objetos contra las fuerzas del orden, gritando "no hay justicia, no hay paz".

La policía señaló que, además de los disparos en su contra, se reportó el lanzamiento de un cóctel molotov y el incendio de una patrulla.

El jurado señaló que no hay pruebas suficientes para procesar al policía blanco Darren Wilson, de 28 años, quien disparó contra Brown, tras un altercado con el joven a quien consideró sospechoso de un robo de cigarrillos ocurrido poco antes.

Al menos seis disparos hirieron mortalmente a Brown, de 18 años, quien estaba desarmado y, según algunos testigos, tenía las manos arriba.