Viudo de paquistaní lapidada dice que mató a su primera mujer

El viudo de la paquistaní Farzaba Parveen, lapidada por su familia por haber decidido libremente casarse con él, dijo este jueves que mató a su primera esposa.

El martes anterior, treinta miembros de la familia de Parveen, de 25 años, la mataron a la entrada del tribunal de Lahore, al este de la ciudad, por haberse casado con Mohamad Iqbal, la persona que ella había elegido, pero en contra de la voluntad de su familia.

"Estaba enamorado de Farzana y maté a mi primera mujer por causa de ese amor", declaró Iqbal, quien precisó que la había estrangulado.

Iqbal afirmó que no tuvo que cumplir con su pena de prisión. En efecto, su hijo, que había denunciado el asesinato a la policía, posteriormente lo perdonó.

Controvertidas leyes vigentes en Pakistán permiten, por ejemplo, al autor de un homicidio proponer entregar una compensación financiera (el "precio de la sangre") a la familia para no cumplir con su pena.

Activistas denunciaron este jueves la apatía de la sociedad ante los crímenes de honor y el primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, pidió una "acción inmediata", tras la lapidación de Farzaba.

Sharif pidió a su hermano, el jefe de gobierno de la provincia de Punyab, Shahbaz Sharif, que tome medidas tras este "brutal asesinato".

"Este crimen es totalmente inaceptable y hay que ocuparse sin demora de este asunto en conformidad con la ley", estimó.

Una declaración de este tipo del Primer Ministro paquistaní es poco común en este tipo de temas.