Vive Brasil

Brasil 1 (3) - Chile 1 (2)

Goles: David Luiz (18”)Alexis Sánchez (32”)

Gonzalo Jara coloca el balón en el punto de penal. El de cierre para Chile. Antes de él, anotó Neymar. La tabla dice: Brasil, tres anotados - Chile, dos anotados. Julio César, el guardameta brasileño (que detuvo los penales de Pinilla y Sánchez), está en posición, Jara toma impulso.

Por dos segundos, se detiene el planeta.

Jara corre, patea, Julio César se estira siguiendo la pelota que se estrella en el vertical izquierdo. No entró. El planeta vuelve a girar y el estadio Mineirao estalla en un grito que es júbilo y alivio por partes iguales.

El tiempo reglamentario había terminado con empate a uno. Le atribuyeron a David Luiz el gol que en realidad fue autogol de Gonzalo Jara. Sí. Jara anotó en su propio marco y erró el penal que los mantenía con vida. Una jornada que no se merece ningún jugador.

El partido inició con un local agrandado. Brasil brilló lo que brilló Neymar. Anduvo intratable todo el primer tiempo para la zaga chilena. No así Hulk, ni mucho menos Fred. El fútbol del Scratch du Oro pasaba por los pies de Neymar.

Chile llegaba poco a la zona de peligro de su rival. Jugó muy bien al recorte, a la presión, a la marca dura. Jugó al error del contrario. Y lo logró, En una salida desde atrás, cerca de la banderilla izquierda, marcelo entrega de manos a Hulk que la devuelve mal, la roba Varga y la sirve a Alexis Sánchez que remató cuando David Luiz apenas empezaba a reaccionar. Chile empató e hirió de gravedad a los brasileros.


Los de Sampaoli se replegaron de nuevo, esperando el chance de contraataque. Neymar siguió en lo suyo, generando posibilidades para la canarinha. Mención especial merece Claudio Bravo, protagonista en el encuentro para los chilenos.

El segundo tiempo fue otra cosa. Brasil se desinfló cuando dejó de brillar Neymar. Y Chile, jugando al error de los locales, parecía esperar los tiempos extra.

En los tiempos extra, Chile parecía esperar la tanda de penales. Pinilla, en contragolpe, estrelló un remate en el horizontal de Julio César. Esa fue la única ofensiva de los chilenos en los 30 minutos de alargue.

Uno a uno jugando contra el local. Después de hacerle un gran partido a los tetracampeones, los de Sampaoli se ganaban el aplauso del mundo.

Pero Chile pidió penales. No sabía lo que le esperaba. Julio César le detuvo a Pinilla y a Alexis. Willian la tiró afuera por Brasil. Bravo le dijo no a Hulk. Llegaron el quinto penal. Neymar ya anotó. El chileno Jara está tomando impulso.