"Voy preocupado, es bastante más el trabajo que hay que hacer, dice Solís tras inspeccionar trocha

Preocupado. Así dijo sentirse el presidente, Luis Guillermo Solís, tras realizar este viernes una inspección desde un vehículo en un tramo de la trocha fronteriza.

El mandatario aseguró que "es bastante más el trabajo que hay que hacer" en comparación con lo que imaginaba, según le explicaron el ministro de Obras Públicas y Transportes, Carlos Segnini, y el director de Infraestructura del Lanamme, Luis Guillermo Loría, quienes lo acompañaron durante el recorrido.

Solís añadió que la sensación que lo embarga es "agridulce", debido que esperaba que la vía estuviera en mejores condiciones, aunque manifestó que los trabajos y arreglos se pueden hacer para que la carretera sea transitable todo el año.

El Presidente dio las declaraciones esta mañana en la comunidad Las Delicias en Los Chiles, San Carlos, antes de subirse a un helicóptero que utilizó para realizar una parte de la inspección porque por tierra no hay paso en todos los tramos.

La comitiva concluyó, después del recorrido por tierra, que la vía, de 163 kilómetros, debe contar con al menos dos carriles, de tres metros cada uno. También se necesita construir cunetas, drenajes, colocar puentes y reforzar algunas zonas para poner lastre, con el fin de que no sea transitable únicamente en verano.

Segnini explicó que para realizar esos trabajos primero debe contar con los diseños del proyecto, de lo contrario la trocha seguirá siendo intransitable todo el año.

Loría, por su parte, manifestó que lo fundamental es construir los drenajes para que la zona no se inunde en invierno y recalcó que en algunos de los tramos de la vía sólo puede circular un carro a la vez, por lo cual es conveniente que existan al menos dos carriles de tres metros, uno por cada sentido.

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) dispone de ¢4.085 millones para rehabilitar la ruta con la instalación de 10 puentes, el diseño de cuatro de los cinco tramos y el avance en los trabajos de conservación.

Durante el recorrido en un vehículo 4x4, con indumentaria de la Fuerza Pública y una camisa amarilla de la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad de Costa Rica (UCR), Solís también visitó las delegaciones policiales de la zona y caseríos aledaños donde los vecinos se le cruzaron a su paso con peticiones.

Las peticiones fueron para resolver problemas de abastecimiento de agua, mayor seguridad en la zona, mejora a la infraestructura educativa, tenencia de tierras y problemas de los habitantes de la milla fronteriza.

Solís prometió volver a la zona con los jerarcas de las instituciones competentes para buscar soluciones.