Yoga en el aire promete ayudarle a fortalecer el abdomen y estimular la elasticidad

#puravida​La clase se realiza con un hamaca especial que soporta hasta 450 kilos

Mediante posturas que se realizan en el aire, una joven disciplina de fitness llamada Yoga Antigravedad Aéreo promete ayudarle a fortalecer el abdomen y estimular la flexibilidad.

La clase propone ejecutar una serie de posiciones, importadas del yoga, el pilates y la danza, sobre una hamaca Harrison que mantiene al alumno en suspensión mientras realiza la secuencia.

"Una de las fortalezas de la práctica es que tonificamos el abdomen", aseguró la Fundadora de Andamio Escuela en Movimiento y AntiGravity® Yoga Costa Rica, Melania Fernández, quien agregó que concentrando el esfuerzo allí, se mejora la postura y se "libera" la zona lumbar.

Además, otras posturas y ejercicios que realizamos en la clase estimulan la elasticidad, explicó Fernández.

La principal diferencia con el yoga tradicional es que la hamaca hace que la ejecución de las posturas sea más fluida eliminando la presión en otras áreas del cuerpo.

Este instrumento mide 3 x 2,79 metros y soporta hasta 450 kilos. El material es suave, elástico y ligero.

Flexibilidad y fortalecimiento del abdomen

Como se trata de fusión de disciplinas, la sesión contempla ejercicios de fuerza y flexibilidad. Pueden ser posturas de yoga -asanas- o hasta lagartijas. Se ejecutan siempre con la ayuda de la hamaca.

"Realizamos diversos tipos de estiramientos, entre ellos, algunos de tipo isométrico que favorecen la elasticidad", destacó la instructora certificada, Carolina Ruiz.

La académica en Educación Física de la Universidad Nacional (UNA), Irina Anchía, y el ortopedista experto en columna vertebral, Javier Gutiérrez, coincidieron en que si se realiza de manera segura, esta disciplina puede ayudar en el fortalecimiento del abdomen y la flexibilidad.

Paradas de cabeza, inversiones o verticales

Este es un movimiento tradicional de los tipos de yoga más "puros" que se practican en la India; también lo es dentro de una sesión de Yoga AntiGravedad.

"Por ejemplo, cuando se realizan las inversiones, el cuerpo está en la hamaca y el peso de la cabeza tira la columna vertebral por el efecto de la gravedad, esta acción abre espacio entre las vértebras, generando la descompresión", explicó Fernández.

"Aún no hay estudios fidedignos que demuestren que esto sea cierto", manifestó Gutiérrez.

Sin embargo, algunos estudiantes aseguran sentirse mejor, como es el caso María del Pilar Jiménez, de 37 años.

"Sufro de escolisis, siempre tenía dolores de espalda, realizando la clase dos veces por semana, los malestares desaparecieron", detalló la practicante.

Contraindicaciones

Personas con cirugías recientes, inyecciones de botox en las últimas seis horas, glaucoma, hipertensión, problemas de corazón y mujeres embarazadas deben evitarla o consultar antes de asistir a una clase.

"No lo recomiendo para pacientes con dolor agudo e incapacitante en la espalda baja y problemas en su columna cervical", agregó Gutiérrez.

Si no tiene ninguna de estas condiciones, pero tiene dudas sobre el tema, es mejor que consulte a su médico de familia antes de someterse a cualquier tipo de entrenamiento físico.

A continuación, le mostramos un adelanto de una secuencia de Yoga AntiGravedad, a cargo de la instructora, Melania Fernández.

Sus promotores aseguran que se trata de una clase apta para todo público desde niños hasta deportistas de alto rendimiento. No se requiere experiencia previa en ningún tipo de deporte.

Una sesión básica dura una hora y quince minutos, de los cuales sesenta se concentran en las posturas que se realizan de manera gradual, los quince restantes son para la relajación que tiene lugar en la hamaca.

Lo ideal es practicarla con camiseta con mangas, por higiene y protección de la piel, licra hasta la rodilla y sin zapatos.

El acróbata y coreógrafo estadounidense Christopher Calvin Harrison es el creador de esta disciplina. El Yoga AntiGravity inició en 2007 en Nueva York, EE.UU.