No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

114 solicitudes para cambio de nombre por identidad de género hacen fila en el TSE

​Otras ocho solicitudes de matrimonio entre personas del mismo sexo aguardan por una solución

Un total de 114 solicitudes de cambio de nombre por identidad de género autorpercibida están pendientes de solución en el Registro Civil, luego de que el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) diera luz verde al trámite que permitirá a cada persona escoger si en su identificación aparece como hombre o como mujer, independientemente de su sexo biológico.

La cifra fue confirmada por el letrado de la autoridad electoral, Andrei Cambronero Torres, ante la consulta de AmeliaRueda.com.

"Tenemos poco más de 110 solicitudes de cambio de nombre que se habían tramitado durante el tiempo anterior. Unas pocas eran previas y otras luego de la opinión consultiva", indicó el funcionario.

Según Cambronero, ahora está pendiente la formulación de un nuevo capítulo para el Reglamento del Registro del Estado Civil en el que se regule el nuevo procedimiento, el cual, siguiendo el criterio de la opinión consultiva OC-24/17 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) dado a conocer el 9 de enero, debe ser expedito y gratuito para quienes así lo soliciten.

"Básicamente lo que se establece es que la persona que está interesada acuda al Registro Civil, ya sea a la sede central o a alguna de sus 32 oficinas regionales dispuestas a lo largo y ancho del país; haga saber su solicitud y lo presente...el Registro tendrá un consentimiento informado que la persona firmará y se iniciará el trámite sin que se requiera hacer publicaciones de edictos o cualquier otra formalidad", manifestó Cambronero.

La disposición tomada en la sesión n° 49-2018 del pleno de magistrados electorales además suprimirá de la cédula de identidad el sexo de nacimiento para evitar la estigmatización.

El cambio aplicará a una vez que sea publicada la directriz en el diario oficial La Gaceta.

La decisión de la CorteIDH responde a una consulta que le hiciera el gobierno de Luis Guillermo Solís Rivera (2014-2018), en mayo del 2016, para aclarar si la normativa costarricense relacionada con la identidad género está en concordancia con la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH), de la cual el Estado de Costa Rica es signatario.

El organismo internacional, en su respuesta, indicó que se debe permitir el matrimonio gay en el país, y que también se debe dar la posibilidad a las personas de definir su identidad sexual en los documentos oficiales (por ejemplo la cédula) por medio de un trámite expedito.

Solicitudes de matrimonio gay

El Tribunal Supremo de Elecciones también ha recibido ocho solicitudes de matrimonio entre personas del mismo sexo. No obstante, en el acuerdo de este lunes, los magistrados señalan que no corresponde al Registro Civil autorizar o no la celebración de estas uniones, pues alega que la función de esa entidad es solamente registral.

"En lo que respecta a la inscripción definitiva de dichos matrimonios, para que esta sea posible, es necesario que previamente sea dejado sin efecto (por anulación o derogación) el artículo 14.6 del Código de Familia. Ello, en nuestro ordenamiento jurídico, solo puede hacerlo la Sala Constitucional (que en este momento tiene varios expedientes abiertos relativos a ese particular) o la Asamblea Legislativa", establece el comunicado de prensa del TSE.

El artículo 14, inciso 6, del Código de Familia señala que "es imposible" el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Pese a lo anterior, el TSE continuará recibiendo las solicitudes de inscripción de matrimonios entre personas del mismo sexo. Si el documento cumple con las formalidades respectivas se hará una anotación marginal en los estados civiles de los contrayentes, lo que incide en su libertad de estado (no podrían casarse con otras personas).

Una vez suprimido el artículo 14 (en concreto el inciso 6), la inscripción tendrá efectos retroactivos en beneficio de los contrayentes.

Colaboró el periodista Gustavo Fallas.