30 minutos diarios de ejercicio moderado alivian síntomas de asma en adultos, sugiere estudio

#PuraVidaEl paciente debe tener la enfermedad bajo control antes de realizar actividad física, subrayan expertos

Junto al tratamiento médico, dedicar media hora diaria a ejercitarse de manera moderada reduce significativamente los síntomas del asma. Así los sugiere un reciente estudio a cargo de la Universidad de Concordia en Montréal, Canadá.

Para el autor principal del estudio, Simon Bacon, los hallazgos apuntan que se trata de "hacer algo que implique movimiento. Puede ser ir al gimnasio, hacer yoga, subir escaleras o solo caminar. Este tipo de actividades disminuyen la disnea, sensación de falta de aire".

El jefe de Neumología del Hospital Rafael Ángel Calderón Guardia, Emilio Guevara, avaló los resultados del estudio, pero subrayó que la actividad física se traduce en mejoras siempre que el paciente siga el tratamiento médico y tenga el asma bajo control.

Neumólogo, Emilio Guevara

"Pacientes con asma mal o parcialmente controlada no deberían someterse a ningún plan de ejercicio, así sea moderado", aseveró Guevara.

El especialista indicó que para poder ejercitarse y gozar de sus beneficios, la persona debe además ser constante en el tratamiento médico.

Después de aclarar este punto, Guevara manifestó que la actividad física favorecerá la salud respiratoria de los pacientes asmáticos por diversas razones.

"Yo recomiendo el ejercicio a estos pacientes, porque recordemos que en el asma hay factores emocionales que pueden desencadenar crisis; entonces, con la actividad física, el estrés puede disminuir y mejorar la calidad de vida de la persona", afirmó el neumólogo.

Adicionalmente, "aprender a respirar de manera adecuada también juega un rol importante para el asmático", indicó Guevara.

Por ello, ciertas disciplinas como el yoga o la natación pueden ser muy útiles para esta población.

La investigación

El departamento del Ciencias del Ejercicio de Universidad de Concordia realizó el análisis al notar la poca evidencia científica disponible sobre los efectos de la actividad física en adultos asmáticos, contrario a lo que ocurre con el asma en menores de edad.

Ante esto, los investigadores entrevistaron a 643 asmáticos, después sub-categorizaron el grupo en fisicamente activos y sedentarios. Los voluntarios respondieron un cuestionario sobre las costumbres en términos del tratamiento del asma.

Luego de analizar los datos recolectados, "encontramos que aquellos que se ejercitaban hasta 2,5 horas a la semana presentan un mejor control de los malestares, si se comparan con las personas que no realizan ningún tipo de ejercicio", precisó el estudio.

La revista médica digital especializada BMJ Open Respiratory Research publicó la conclusiones en su reciente edición.

Para Guevara, estos resultados confirman lo que su equipo médico observa diariamente en consulta.

"Mediante el ejercicio, la disnea o falta de aire, apretazón de pecho y sonidos pulmonares son algunos de los síntomas que mejoran o disminuyen notablemente en el vida del asmático", indicó el neumólogo.

Sin embargo, tanto Guevara como los investigadores coinciden en que estos pacientes no deben bajar la guardia en términos de prevención.

Por lo tanto, aunado al tratamiento médico, los asmáticos deben evitar exponerse a situaciones o ambientes que puedan perjudicar su salud.

neumólogo, emilio guevara