50 sismólogos estuvieron en Nepal hace una semana para advertir de un gran terremoto

tragediaAlta densidad y pocos controles en construcción favorecieron la tragedia.​

Un equipo compuesto por 50 sismólogos e investigadores internacionales había llegado a Katmandú para advertir de los riesgos de un poderoso sismo en Nepal semejante al que se produjo en 1934 y decidir cómo preparar la ciudad para hacerle frente.

"Lo ocurrido física y geológicamente fue exactamente lo que habíamos pensado que sucedería", dijo el sismólogo James Jackson, jefe del departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Cambridge, en Inglaterra, uno de los participantes de la reunión.

El grupo se reunió en esta ciudad la semana anterior para actualizar un informe que data de la década de 1990 que expresaba la existencia de riesgos para el Valle de Katmandú.

Se llegó a la conclusión de que con un crecimiento anual en la población del 6,5 por ciento, y una densidad urbana muy alta, los habitantes de Katmandú enfrentaban un peligro muy grave.

Era evidente que el siguiente gran sismo que sacudiría el valle causaría mayores pérdidas de vidas, daños estructurales y penurias económicas que los anteriores, dijo Hari Ghi, coordinador del sureste de Asia para Geohazards International, participante del encuentro.

Agregó que en la zona no hubo normas de construcción pero sí un desarrollo urbano descontrolado.