No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Brote de diarrea afecta a 800 personas en Garabito de Puntarenas

CCSS hace llamado a extremar medidas higiénicas

Al menos 800 vecinos del cantón de Garabito, en Puntarenas, se han visto afectados por un brote de diarrea.

Así lo alertó este jueves la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), entidad que hizo un llamado para extremar medidas higiénicas.

Dentro de los lugares más afectados están Quebrada Ganado, Quebrada Amarilla, Tárcoles, Jacó y Herradura, zonas con gran cantidad de visitantes en época de vacaciones.

Según indicó la epidemióloga de la CCSS, Elenita Ramírez Salas, los casos de diarrea en el cantón de porteño se duplicaron en las últimas semanas, al punto que ahora se atienden 80 pacientes por semana, donde el promedio era de 40.

Para proteger a toda la población local, la Caja trabaja en conjunto con el Ministerio de Salud en medidas específicas, dentro de ellas está la detección del foco infeccioso y atención de pacientes que reportan estar afectados por el brote.

Sumado a esto, representantes del Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (INCIENSA) y Acueductos y Alcantarillados (AYA), están en constantes reuniones con el Ministerio de Salud para generar mensajes de alerta a los puntarenenses y analizar si el agua es la fuente de contagio.

"Ante esta situación en el cantón de Garabito se han movilizado -dentro de la CCSS- grupos que han estado yendo a las diferentes comunidades, los técnicos de atención primaria junto con los epideomiólogos regionales y locales para buscar casos de diarrea y sensibilizar a la población en extremar medidas de higiene, principalmente lo que es el lavando de manos con agua y jabón", explicó Ramírez.

Quienes más están vigilados son los centros educativos de la región porque según mencionaron las autoridades médicas, los estudiantes fueron los más afectados por el brote de diarrea.

El programa Manitas limpias de la CCSS intervendrá en la zona este jueves para repartir cerca de 3.000 jabones y promover la técnica del buen lavado de manos para reducir las posibilidades de transmisión.