Abandono de ancianos es "una eutanasia disimulada", dice el papa Francisco

Tercera Edad​“Un pueblo que no trata bien a sus ancianos es un pueblo sin futuro, porque pierde la memoria”, consideró el {apa

El papa Francisco tachó este domingo el abandono de las personas mayores como "una eutanasia disimulada", durante una jornada de homenaje a los ancianos a la que acudió el papa emérito de 87 años, Benedicto XVI.

A pesar de las dificultades vinculadas a la edad, los ancianos pueden ser "árboles que siguen dando sus frutos", consideró el papa Francisco. "Un pueblo que no trata bien a sus ancianos es un pueblo sin futuro (...), porque pierde la memoria", consideró el Papa.

"¡Cuántas veces dejamos a las personas mayores en un abandono que no es ni más ni menos que una eutanasia disimulada! Es el efecto de la cultura del desecho que tanto mal hace a nuestro mundo", insistió.

"Descartamos a los niños, descartamos a los jóvenes porque no tienen trabajo, y descartamos a los ancianos con la excusa de mantener un sistema económico 'equilibrado', en cuyo centro no colocamos a la persona humana, sino al dinero", añadió.

Francisco se ha reunido en varias ocasiones con familias y con jóvenes, pero esta fue la primera vez que lo hizo con los ancianos, y aprovechó la ocasión para destacar su importancia en la sociedad, cuando queda una semana para un sínodo que reunirá a los obispos para tratar la cuestión de la familia.