Bailar tango mejora balance y aminora fatiga de pacientes con Parkinson

#PuraVidaEstudio realizado por investigadores canadienses contó con muestra de 40 pacientes

Bailar un de tango de Carlos Gardel no sólo anima el espíritu. La práctica regular de esta danza mejora el balance y reduce el cansancio de pacientes que padecen la enfermedad de Parkinson.

Lo asegura un reciente estudio, llamado Tango para tratamiento de manifestaciones motoras y no-motoras en el Parkinson del Instituto Neurólogico de Montreal, el Hospital General de Montreal (MGH) y el Centro de Investigación de la Universidad McGill, en Canadá.

Es una terapia ideal para restablecer el equilibrio y la movilidad funcional de estos pacientes, ya que, implica la ejecución de pasos muy específicos, detalló la neuróloga e investigadora principal del estudio, Silvia Ríos-Romenets.

Al respecto, el neurólogo y geriatra, Norbel Román, agregó que la actividad física es una arma muy valiosa para personas con Parkinson; específicamente aquellos ejercicios que implican movimientos y sonidos repetitivos, como es el caso del tango.

neurólogo, norbel román

“Al cerebro le gusta que le cuenten, por ello, este baile es aplicable para estos pacientes”, destacó el Dr. Román.

Los especialistas consultados también mencionaron que, la práctica regular de tango está asociada con la disminución del cansancio y la depresión.

La instructora de tango, Pamela Camacho, comentó que internacionalmente es un método muy utilizado en pacientes con enfermedades degenerativas, porque además de que es un baile rítmico, con cuentas; requiere socializar de manera constante.

"Se trata de un tipo de música social e inclusivo, lo pueden practicar desde niños hasta ancianos", concluyó la instructora, Pamela Camacho.

Los detalles del trabajo. La revista especializada Complementary Therapies in Medicine publicó los hallazgos del análisis en abril pasado.

Los investigadores analizaron y midieron el desempeño de 40 personas con Enfermedad de Parkinson. Los voluntarios participaron en un programa de 12 semanas.

El objetivo primario fue medir el factor motor en general. Después estudiaron las sensaciones de equilibrio, la cognición, la fatiga, apatía y depresión de los asistentes.

La elección del tango como terapia se dio porque este género se caracteriza por la ejecución de pasos específicos que involucran caminar hacia adelante y hacia atrás de manera rítmica, detalla la publicación.

Los hallazgos apuntan que las características de este género musical favorecen la movilidad de aquellos pacientes que tienen dificultad con la marcha, además de prevenir caídas.

Los resultados deben ser confirmados con más investigación científica, especialmente lo referente a la fatiga y la depresión, asegura la Dr. Ríos-Romenets.

neurólogo, norbel román

Este género musical, originario de la región argentina de Río de la Plata, tiene sus inicios a finales del siglo XIX, como producto de la gran ola migratoria proveniente, en su mayoría, de Europa.