Disney recaudará unos $5000 millones por productos de la nueva "Star Wars", proyectan expertos

Saga​La nueva película de Star Wars se estrena el 18 de diciembre

Desde juguetes, muñecos, ropa interior, pasta, cinta adhesiva o vestidos para las mascotas, Disney ha puesto en marcha su maquinaría infernal para embolsarse miles de millones de dólares en todo el mundo con la nueva película de Star Wars.

El despertar de la fuerza, séptimo episodio de esta taquillera saga, se estrena el 18 de diciembre, pero la fiebre por todo lo relacionado a esta odisea espacial comenzó hace muchos meses.

Los tráilers –desvelados a cuentagotas en el último año–, las convenciones de fans y los festivales de cómics han ayudado a calentar motores de cara al gran día.

Este verano, Disney instauró además un "viernes de la fuerza" que dio pie a 18 horas de videos en YouTube en los que los fans descubrían los nuevos productos inspirados en Han Solo, la princesa Leia, R2D2 y Darth Vader.

"Han llevado a cabo un trabajo excepcional y muy efectivo para conseguir que la gente esté en este estado de excitación", explica Tom Nuna, productor y profesor en la escuela de cine, teatro y televisión de la universidad UCLA.

"Y Disney sabe que muchos de los productos que venderá serán guardados como recuerdos o tesoros, que tal vez algún día serán revendidos", agregó.

Los expertos calculan que los productos derivados de la película generarán a Disney unos $5.000 millones, mientras que el film seguramente rompa récords de recaudación.

El estudio pagó en 2012 más de $4.000 millones por los derechos de la saga creada por George Lucas.

Artículos de coleccionista

Las tiendas que venden artículos de "La guerra de las galaxias" son testigo de cómo "vuelan" entre las manos los fans. El frenesí aumenta a medida que se acerca el día del estreno, justo antes de las vacaciones navideñas.

"Tenemos dos pasillos llenos de productos de 'Star Wars' donde se vive una locura", cuenta Jenn Scott, responsable de ventas de la tienda Meltdown Comics and Collectibles de Los Ángeles.

"Muchas de las personas que compran estas cosas son adultos", señala, mientras muestra a su alrededor puzzles, cómics y cartas de la saga.

En la entrada del local, una figura de Yoda espera que algún comprador se la lleve a casa por $900.

Varios de los clientes que se mueven por la tienda en busca de artículos para coleccionar ya tienen además su entrada para ver la película. La preventa que comenzó a mediados de octubre ha sido un nuevo termómetro de la fiebre de los fans.

Hasta ahora, el producto más popular es el BB-8, un nuevo robot que se desplaza como una pelota de fútbol.

Uno de los secretos que explica el éxito de ventas es que la saga tiene fans de todas las edades, tal y como afirma Steve Pasierb, presidente de la asociación de la industria del juguete estadounidense.

"Es un producto multigeneracional", destaca. "Desde hijos, padres y abuelos", afirma.