Evite la resaca y el exceso de calorías por alcohol con abundante agua entre cada bebida

#PuraVida​Beber lentamente, con moderación y con el estómago lleno también son parte de las estrategias

Si este 31 de diciembre piensa celebrar con cerveza, ron o whisky, puede reducir el riesgo de sufrir deshidratación por alcohol, principal causa de la resaca, intercalando el consumo de agua con la ingesta de bebidas alcohólicas.

Además, esta medida le ayudará a tomar menos, lo cual se traducirá en una ingesta calórica inferior.

Así lo recomienda la Biblioteca Nacional de los Estados Unidos (NIH por sus siglas en inglés).

Al respecto, el gastroenterólogo, Pablo Navarro, explicó que el licor es diurético, por ello, se da una pérdida de líquidos corporales más rápida.

Por su parte, el nutricionista, Mauricio Quesada indicó que si bien es cierto intercalar cada trago con agua es lo ideal, también se puede optar por jugos de frutas y/o bebidas gaseosas sin calorías.

"Para evitar la resaca es esencial mantener el organismo hidratado", afirmó el experto.

Además, las bebidas para deportistas y las sopas ligeras son también idóneas para recuperar el sodio y el potasio que se pierde por la ingesta de alcohol. Puede consumirlas entre cada bebida o al terminar la noche.

Asimismo, le puede ayudar fijarse una ritmo de bebida y no tomar más de un trago cada hora, recomienda el sitio oficial de la NIH.

Otras de las sugerencias para evitar la resaca es beber lentamente y hacerlo con el estómago lleno.

El doctor Navarro indicó que cuando se ha comido apropiadamente, la absorción del alcohol por parte del hígado es mucho más lenta, por ello, es muy importante no saltarse la cena o almuerzo.

Por su parte, el nutricionista añadió que los alimentos sólidos funcionan como una "barrera" entre el organismo y el alcohol presente en estas bebidas.

No obstante, Quesada subrayó que se debe pensar siempre en la moderación, ya que comer o beber en exceso pueden desencadenar problemas digestivos asociados, así como ganancia de peso.

Para ello, si planea asistir a un cena o fiesta donde se ofrecerán comidas y bebidas alcohólicas, lo mejor es tener una estrategia que contemple el consumo de meriendas pobres en calorías, pero altas en saciedad.

Otro factor a considerar es la estatura. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, las personas de contextura pequeña son más propensas a sufrir de resaca, que aquellos más altos o grandes.