Extrema derecha fracasa en su sueño de alcanzar liderazgo político en Francia

Revés​Elecciones departamentales irán a una segunda vuelta el 29 de marzo

La oposición de derecha del expresidente Nicolas Sarkozy encabeza los resultados de la primera vuelta de las elecciones departamentales francesas, echando por tierra las esperanzas del Frente Nacional (extrema derecha), que esperaba aparecer como el primer partido de Francia.

Por su parte, el gubernamental Partido Socialista, al que se vaticinaba una rotunda derrota, limitó las pérdidas, y el conjunto de la izquierda quedó en segundo lugar.

El resultado de estas elecciones era escrutado con un interés superior al de simples comicios locales, ya que muchos lo consideran un primer test para la próxima elección presidencial en 2017.

Según sondeos, el partido de derecha del expresidente Sarkozy y sus aliados centristas obtendrían entre 29,7% y 32,5% de los votos; La izquierda entre 23,2% y 32,7%, y el Frente Nacional, al que las encuestas auguraban 30%, obtendría entre 24,5% y 26,4%. El Partido Socialista alcanzará sólo entre 19,7% y 24%.

]

El Frente Nacional, al que las encuestas daban como vencedor de estos comicios en las últimas semanas, "no es el primer partido político de Francia", se congratuló el primer ministro, Manuel Valls, que llamó a hacer frente contra la extrema derecha en la segunda vuelta votando por el candidato que lo enfrente, sea éste de izquierda o de derecha.

Valls aseguró que el resultado de la mayoría gubernamental es "honroso".

Por el contrario, la presidenta del FN, Marine Le Pen, consideró que ante los resultados obtenidos por los socialistas, el gobierno de Valls debería "presentar su dimisión".

El dirigente del principal partido de la oposición de derecha, el expresidente Nicolas Sarkozy, afirmó que "la alternancia está en marcha" y "nada la detendrá".

Pero respecto al llamado a hacer frente contra la extrema derecha, Sarkozy afirmó que en los departamentos en que los candidatos de la UMP no pasen a la segunda vuelta, su partido "no llamará a votar ni por el Frente Nacional ni por la izquierda".