Grecia suma apoyo de líderes mundiales y economistas para renegociar su deuda pública

estrategia​La deuda pública griega representa cerca del 175% de su Producto Interno Bruto

Varios premios Nobel de economía y hasta el presidente de Estados Unidos, Barack Obama han dado su apoyo a los postulados de las nuevas autoridades griegas para renegociar la deuda pública y enterrar la austeridad, pero algunos advierten del efecto bola de nieve para Europa.

El nuevo gobierno de Alexis Tsipras, del partido de izquierda radical Syriza, recibió el domingo un apoyo de peso: el mismísimo presidente estadounidense.

"No se puede seguir exprimiendo a países que están en medio de una depresión", dijo Obama en la cadena de televisión CNN.

"En algún momento debe haber una estrategia de crecimiento para que pague sus deudas y elimine parte de su déficit", agregó Obama.

La deuda pública griega representa en torno al 175% de su Producto Interno Bruto (PIB). Esto supone que tendría que consagrar durante casi dos años toda la riqueza que genera el país para reembolsarla.

Exigir cada año a Atenas un superávit primario (que excluye el pago de la deuda) equivalente al 4,5% del PIB, a costa de sacrificios sociales, es "querer hacer sangrar a una piedra", escribió recientemente el premio Nobel de Economía Paul Krugman.