Hermana del rey de España será juzgada por delito fiscal en un juicio inédito en ese país

monarquíaInfanta Cristina, su esposo y un exsocio acusados de malversar 6,1 millones de euros en dinero público

La infanta Cristina, hermana del rey Felipe VI de España, se sentará en el banquillo de los acusados por dos delitos fiscales, en un proceso sin precedentes en España que juzgará un caso de corrupción que sacude los cimientos de la monarquía desde 2010.

Cristina será juzgada junto a su marido, Iñaki Urdangarin y el exsocio de éste, Diego Torres, acusados ambos de haber supuestamente malversado 6,1 millones de dinero público en el marco de un caso que se convirtió en uno de los paradigmas de la corrupción en España y causó indignación en un país hundido por la crisis.

La Casa Real expresó su "respeto a la independencia del poder judicial", tras conocerse este lunes la decisión del juez José Castro, de los juzgados de Palma de Mallorca.

El magistrado dictó juicio oral "contra 17 personas, entre ellas la infanta Cristina, como cooperadora necesaria en dos delitos contra la Hacienda pública", informó este lunes el Tribunal Superior de Justicia de Baleares en un comunicado.

El juez Castro también impuso a la infanta el pago de 2,6 millones de euros como fianza para asegurar sus responsabilidades pecuniarias.

La decisión del juez llega apenas dos días antes de que el rey Felipe VI pronuncie su primer discurso de Navidad el 24.

Indignación popular

La indignación causada por el caso aumentó cuando en 2013 el juez Castro imputó a la infanta Cristina, de 49 años porque, en su opinión, colaboró "activamente" con su marido al utilizar con fines personales una parte del dinero malversado, mediante una "empresa pantalla", Aizoon.

Entre esos gastos personales, el juez había mencionado durante su instrucción, "un curso de salsa y merengue prestado en el domicilio familiar".

La implicación de la infanta contribuyó a socavar la popularidad de la monarquía española, en horas bajas tras salir a la luz la cacería de elefantes del rey Juan Carlos en Botsuana en 2012 en un momento álgido de la crisis económica en España, causando tal indignación que el monarca llegó a pedir perdón públicamente en un gesto sin precedentes.

Desde el momento de su imputación, la infanta fue apartada de las actividades de la Casa Real. No forma parte de la familia real desde la subida al trono de Felipe VI en junio, quien, según la prensa española, su hermano, estaría intentando convencerla de que renuncie a sus derechos dinásticos como sexta en la línea de sucesión al trono.