Jordania ahorcó a dos yihadistas en venganza por ejecución de piloto

conflictoEstado Islámico ha asesinado a ocho rehenes occidentales en los últimos meses

Jordania ahorcó el miércoles a dos yihadistas, entre ellos a la mujer Sajida al Rishawi, en represalia por la bárbara ejecución de un piloto jordano, quemado vivo por el grupo Estado Islámico (EI).

Rishawi, una iraquí condenada a muerte por haber participado en los mortíferos atentados de 2005 en Ammán, y Ziad Arbuli, un responsable iraquí del grupo Al Qaida, fueron ahorcados al alba en una cárcel 70 km al sur de Ammán, la capital jordana, dijo el portavoz gubernamental, Mohammad Momani.

El grupo EI había amenazado con matar al piloto jordano Maaz al Kassasbeh, capturado por los yihadistas en diciembre pasado después de que su avión se estrellara en Siria, si Jordania no liberaba a Al Rishawi. El gobierno jordano había exigido, antes de liberarla, pruebas de que el piloto, que participaba en los bombardeos de la coalición liderada por Estados Unidos contra el grupo EI, estaba vivo.

Sin embargo, el martes, se difundió un video de la ejecución del piloto, e inmediatamente después, las autoridades jordanas habían prometido que se vengarían ejecutando a Al Rishawi.

En diciembre pasado, Jordania había retomado las ejecuciones de condenados a muerte, poniendo fin a una moratoria de ocho años.

En 10 días, el grupo Estado Islámico reivindicó la ejecución de dos rehenes japoneses y del piloto.

Desde agosto de 2014, el grupo yihadista anunció también la ejecución de cinco rehenes occidentales secuestrados en Siria: tres estadounidenses y dos británicos.