Joven de 26 años nacido en Reino Unido fue autor de matanza en Oregon

asesinoChris Harper Mercer, de padre caucásico y madre afroamericana, se había trasladado a Oregón desde Torrance, en California

Autoridades estadounidenses identificaron a Chris Harper Mercer, de 26 años, como autor del tiroteo en el que murieron 10 personas en una universidad de Oregón este jueves.

El nombre de Mercer fue dado por las cadenas CNN, CBS y NBC, aunque las autoridades oficialmente no lo han suministrado.

Según CNN, los investigadores han entrevistado a la familia de Mercer y a sus amigos más cercanos y han revisado sus cuentas en las redes sociales, en busca de pistas. Los mismos informes de prensa señalan que Mercer no estudiaba en el centro universitario Umpqua Community College, de la pequeña localidad de Roseburg donde perpetró la matanza.

Hanlin no confirmó los testimonios que indicaron que éste habría preguntado a los estudiantes si eran cristianos antes de dispararles.

La Policía prohíbe el acceso al apartamento donde vivía el presunto atacante, pero los vecinos estaban impactados.

Mary Moore, auxiliar de enfermería de 57 años, vive en el departamento que está encima del de Harper Mercer. Confió sentirse "conmocionada" por pensar que vivía junto al autor de la masacre.

Otros vecinos describieron a Harper Mercer como un joven ansioso y taciturno que vivía junto a su madre. Botas militares, pantalón militar y camiseta blanca: todos los días se vestía de la misma forma, contaron a The New York Times. "No era un tipo de persona muy amistosa", declaró una de ellas, Bronte Hart. "No quería tener nada que ver con nadie".

Según un hombre cuya hija resultó herida, el atacante ordenó a los estudiantes ponerse de pie si eran cristianos, antes de dispararles. "Decía: 'Bien, porque si eres cristiano verás a Dios en un segundo'", dijo Stacy Boylan a la cadena CNN.

Su hija sobrevivió haciéndose pasar por muerta y explicó a su padre que el tirador irrumpió en el salón de clases y disparó sobre el profesor a quemarropa.

"Estaba en la clase de al lado en la que estaba el tirador", contó otra estudiante, Cassandra Welding, a CNN. Al escuchar los disparos "todos los estudiantes de la clase se lanzaron debajo de los escritorios y una mujer, una de mis compañeras de clase, fue a ver qué pasaba, abrió la puerta y lamentablemente el atacante le disparó".

Los estudiantes en pánico cerraron entonces la puerta, apagaron la luz y llamaron a la policía y a sus familias, intentando protegerse con "nuestras mochilas, sillas, todo lo que podíamos encontrar, por si entraba", añadió Welding.

Según fuentes citadas por CBS News "se encontraron cuatro armas -varias pistolas y un fusil- en el lugar del tiroteo".

"Es una tragedia que marcará a nuestra comunidad por mucho tiempo. Ya no podremos confiar en la gente", estimaba Missy, de 39 años, frente al hospital.

Tragedia recurrente

La noche del jueves decenas de personas se reunieron en Roseburg en una vigilia para orar, en muchos casos entre lágrimas, por los fallecidos y heridos.

Niños, adolescentes, parejas y personas mayores rezaban, lloraban y colocaban flores y papeles con palabras de homenaje a las víctimas.

El perímetro del campus permanecerá cerrado hasta el lunes.

Los tiroteos en las escuelas son una triste realidad en la vida estadounidense, y muchas instalaciones han sido reforzadas en los últimos años, en particular después del sangriento ataque a la escuela elemental de Sandy Hook (Connecticut, noreste), en 2012.

En ese incidente, 20 niños y seis adultos resultaron muertos en un ataque perpetrado por Adam Lanza, de 20 años.

Videos: Euronews y AFP.