No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Megan Chavarría: primera mujer trans en recibir título de Bachillerato con su nombre en el país

El diploma fue entregado por la ministra de Educación, Sonia Marta Mora, el pasado 24 de marzo

Realmente fue hace un año que Megan Chavarría Rodríguez le puso punto final al colegio, pero hasta ahora pudo recoger el título del Ministerio de Educación Pública que la acredita como bachiller en educación media, pues faltaba un detalle esencial: su nombre, que no aparecía en el cartón.

Hasta el pasado 24 de marzo, cuando la joven de 25 años recibió su diploma de manos de la ministra de Educación Sonia Marta Mora, las personas trans costarricenses recibían sus acreditaciones académicas con su nombre registral, y no con el que han construido su identidad.

"Jeffry no existe; la única que existe es Megan. Sería como tener el título de otra persona", sintetizó la joven quien, desde 2015, se integró al proyecto 'De las calles a las aulas', un espacio libre de discriminación que busca abrir nuevas oportunidades educativas para las personas trans y que actualmente forma parte del Programa de Educación de Jóvenes y Adultos del MEP.

"Megan logró graduarse el año pasado y ser la primera bachiller del proyecto, pero si en ese entonces hubiese ido a recoger su título se hubiera encontrado con que no le pertenecía, pues en lugar de su nombre aparecería el del niño que había sido, el de un hombre que nunca existió", explicó Camila Schumacher, profesora de Megan y gestora del proyecto, coordinado desde la Asociación Transvida y que actualmente beneficia a 75 estudiantes.

Durante un año, Megan Chavarría luchó para que las autoridades del MEP reconocieran su derecho a que su título llevara el nombre que ella decidió darse a sí misma, y no el que le pusieron al nacer.

A finales de enero, y después de una serie de trámites internos y argumentos legales que determinaron que no era inconstitucional, el ministerio le comunicó que su título llevaría su nombre, antecedido por un 'inevitable' c.c: 'conocido como'. De su título, sin embargo, tampoco desapareció su nombre registral.

"Me siento muy bien porque es la primera vez que se logra algo así. En realidad es increíble. Es un 95% de lo que se esperaba", reflexionó Megan. "Lo ideal hubiera sido que el nombre registral no apareciera del todo, pero aún así es un gran logro para nosotras".

Su caso marcó un cambio institucional definitivo y retroactivo para esta población, según una resolución del MEP del 23 de diciembre de 2016, que reconoce el derecho de todos los estudiantes del país de que se respete su identidad de género y garantiza a los mayores de edad su reconocimiento en la documentación oficial del ministerio.

Vecina de Santa Bárbara de Heredia, Megan había abandonado sus estudios debido al acoso, antes de entrar al colegio. Según cuenta, lo que la impulsó a dejar del todo la educación formal fue una charla de DARE en la que los agentes policiales dijeron que los homosexuales y los travestis eran los más proclives a caer en las drogas. Ella no se drogaba, nunca lo ha hecho, pero no quería que la señalaran más.

Durante varios años estudió sola, en su casa, hasta que llegó a Transvida, y ahí se topó con 'De las calles a las aulas', el único programa educativo a nivel nacional dirigido a la población trans.

"En toda Latinoamérica solo existen dos países que están apostando por la inclusión, por la educación como un derecho universal que a la población trans le atañe, aunque le haya llegado con rezago: Argentina, que tiene Ley de Identidad de Género, y Costa Rica. Allá, tras diez años, se va a celebrar la primera graduación. Aquí se consiguió en dos", señaló Schumacher.

Este año, Megan Chavarría hará exámenes de ingreso en cuatro universidades estatales. No en todas, pero sí en alguna espera obtener su título como ingeniera de sistemas.