Muerte de candidato complica elecciones presidenciales en Brasil

ConsternaciónPresidenta Dilma Rousseff decreta tres días de luto nacional

El candidato socialista a la presidencia de Brasil, Eduardo Campos, murió el miércoles a los 49 años en un accidente aéreo en Santos, una tragedia que altera el escenario político para los comicios de octubre.

Campos ocupaba el tercer puesto en los sondeos nacionales con un 9% de los votos y la fuerza de su candidata a la vicepresidencia, la ecologista, Marina Silva, quien en las elecciones del 2010, cuando fue elegida presidenta Dilma Rousseff, disputó una segunda vuelta con sus 20 millones de votos.

La atención política está puesta ahora en la decisión que en los próximos diez días tiene el tome el partido socialista para nombrar un nuevo candidato. Los analistas políticos consideran que lo más probable es que la candidata sea Silva.

Mientras tanto, la presidenta brasileña y rival de Campos en las elecciones, Dilma Rousseff, decretó este miércoles luto oficial de tres días y suspendió sus actividades de campaña electoral por el mismo período.

"Brasil entero está de luto, perdimos hoy a un gran brasileño", dijo Rousseff en una nota oficial. "Fue un padre y marido ejemplar, estoy tristísima", agregó Rousseff sobre Campos, que estaba casado y tenía cinco hijos, el menor de seis meses.

La compañera de fórmula de Campos, Marina Silva, indicó visiblemente emocionada que "esta es una tragedia que nos impone una profunda tristeza".

"Fueron diez meses de intensa convivencia" luchando por "la esperanza de un mundo mejor, más justo", añadió la conocida ambientalista de 56 años, evangélica, que pidió a Dios que consuele a su esposa e hijos.

El expresidente Lula da Silva expresó asimismo su tristeza por la muerte de "un gran amigo y compañero". "El país pierde un hombre público de rara y extraordinaria calidad", dijo en un comunicado.