Multitudinario funeral de joven negro, símbolo de recientes tensiones raciales en EE.UU.

CalmaCantante de rap Snoop Dogg, tres funcionarios de la Casa Blanca y el director de cine Spike Lee entre los asistentes.

Miles de personas rindieron homenaje el lunes en San Luis, Missouri, en medio de la calma y la emoción, al joven negro Michael Brown, cuya muerte causada por las balas de un policía blanco reavivó las tensiones raciales en Estados Unidos.

Dentro del templo donde se celebró el funeral, con capacidad para 5.000 fieles, sonaron los cantos de gospel ante un ataúd gris flanqueado de retratos del difunto.

En momentos en que la calma parece haberse restablecido en Ferguson, el pequeño suburbio de San Luis que fue escenario de violentos enfrentamientos días atrás, la ceremonia se realizó entre fuertes medidas de seguridad.

Entre las personalidades presentes estuvieron el líder de los derechos cívicos Al Sharpton, el reverendo Jesse Jackson, el cantante de rap Snoop Dogg, tres funcionarios de la Casa Blanca y el director de cine Spike Lee.

Por su parte, el gobernador Jay Nixon accedió a la demanda de la familia y no asistió a la misa.

"Los padres de Michael Brown agradecen la cascada de apoyos y la atención nacional que ha engendrado la muerte injusta de su hijo", declaró el abogado de la familia, Bejamin Crump.

Con la cara visiblemente marcada por el dolor, la madre del difunto apareció vestida de rojo. El padre llamó a una "jornada de silencio" y de calma, pidiendo públicamente "una jornada apacible" antes del inicio de la ceremonia.

El joven de 18 años fue abatido a plena luz del día por un policía el 9 de agosto. Brown, quien estaba a punto de iniciar sus estudios superiores, salía sin portar ningun arma de una tienda de licores de Ferguson donde acababa de robar una caja de cigarros cuando fue asesinado por el oficial de policía Darren Wilson.

Las versiones de la policía y de varios testigos difieren. Para algunos, Brown intentó quitarle el arma al policía que entonces le disparó. Para otros, incluido un amigo que lo acompañaba, tenía las manos arriba.